Sociedad

El hombre que tiró basura en una plaza deberá pagar $7 mil de multa

Por una vez, una acción que podría parecer normal y cotidiana en San Miguel de Tucumán trascendió a través de las redes sociales y desató el repudio generalizado de los vecinos de la ciudad. El infractor terminó con una multa de $ 7.000 por arrojar basura en la vía pública y el vecino que denunció el hecho fue felicitado por las autoridades.

El domingo comenzó a circular un video filmado por un motociclista, en el que interpela a un hombre mayor arrojando basura en la plaza Alberdi, en la esquina de Corrientes y José Colombres. El hombre se encontraba descargando cartones y escombros de su camioneta, a plena luz del día, cuando pasó el motociclista y le dijo que lo que estaba haciendo estaba mal, que no era espacio para arrojar residuos y que una persona mayor debería saberlo. Ofuscado, el infractor le aseguraba que tenía permiso para hacerlo y que luego pasaría un camión a recoger los escombros, algo que luego fue desmentido por las autoridades municipales.

“Hombre grande, no puede ser tan sucio”, le repetía el motociclista. El hombre insistía en que tenía una autorización y en que no era basura, sino cartones. El diálogo estaba siendo filmado por el primero.

Todo esto en una plaza que ese mismo día había terminado de ser intervenida por artistas nacionales e internacionales, que remozaron el espacio público con murales y mosaiquismo. La plaza quedó como nueva, y el estreno fue un montículo de basura en una de las esquinas.

La penosa escena termina con el motociclista decepcionado, retirándose del lugar y con el hombre mayor sin dar el brazo a torcer, sin admitir que su accionar fue en contra de los intereses de la ciudad. Luego efectuó su descargo en las redes sociales, donde hizo todo lo posible para presentarse como la víctima de todo este asunto.

De victimario a víctima

En el grupo de Facebook donde fue publicado el video -que a los pocos minutos ya tenía miles de reproducciones- rápidamente se dieron a conocer la dirección (un local comercial de Ayacucho primera cuadra) y otros datos del infractor, a partir de la patente de su camioneta. También hicieron notar que el vehículo adeuda patentes desde enero del año pasado.

Luego de la viralización del video y el repudio de la gente, el vecino que arrojó la basura (se identificó únicamente como Luis) dio su versión de lo sucedido. En una carta pública, primero pidió disculpas, pero luego se presentó como una víctima. “Si era su objetivo que yo tenga una ejemplificadora sanción, la Municipalidad tiene los teléfonos disponibles para realizar el reclamo correspondiente. La violencia emocional ejercida durante todo el día por innumerables personas, incluso llegando a ser la noticia más leída”, dijo el hombre, quien aseguró que ya había basura ahí cuando él fue a descargar la suya y que un empleado municipal lo había autorizado.

Jorge Pérez Musacchia, director de Higiene Urbana, fue taxativo: bajo ningún punto de vista se puede arrojar basura en un espacio público. Además, informó que el vecino podría ser sancionado con una multa de $ 7.000 e incluso podrían secuestrar por 30 días el vehículo que usó para transportar la basura.

Finalmente, Maximiliano Albornoz, el joven de 30 años que filmó el video, fue recibido y felicitado por las autoridades del Ente Tucumán Turismo. Su mensaje fue corto y claro: “no seamos sucios”.

Fuente La Gaceta