Abad y Cuccioli -un hombre de confianza de Marcos Peña- concurrieron esta tarde a la residencia presidencial de Olivos, donde mantuvieron una reunión con el jefe de Gabinete, Mauricio Macri y Nicolás Dujovne.

Abad estuvo con la gestión de Cambiemos desde la llegada de Macri a la Casa Rosada y asumió al frente del organismo recaudador el 10 de diciembre de 2015. Ya había ocupado esa misma posición entre 2002 y 2008, durante los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor y Cristina Kirchner.

De 73 años, contador egresado de la Universidad de Buenos Aires, Abad ocupó anteriormente varios cargos en la función pública. Entre otros, se desempeñó como síndico general de la Nación e interventor del PAMI.

Gestión exitosa

Junto con la reactivación de la economía la recaudación tributaria logró un singular impulso a partir de una fina pero férrea política de acercamiento al contribuyente, aunque Alberto Abad siempre resalta que se trata de ciudadanos y empresas, y de una fina política de fiscalización, con el foco en la reducción de la evasión, que según fuentes oficiales y privados se ubicaba en torno a 40% del PBI.

Pero a partir la Ley de Blanquo de Activos y de Reparación Histórica a los Jubilados cobró nuevo impulso, porque “nadie que blanqueó e invirtió miles de pesos estaría dispuestos a volver a marginalidad”, dijo hoy al analizar los datos de recaudación de febrero.

Adicionalmente, Abad y su equipo tuvieron una activa participación en la elaboración de las pautas para la Ley de Reforma Tributaria, en particular en todo lo atinente a “aumentar la percepción de riesgo” por parte de quienes operan fuerte de la ley.

Fuente: Infobae