Policiales

Clan Acevedo: Solo uno de los testigos señaló a “Chupete” como el autor de los disparos

En el primer día de audiencia declararon ocho testigos. Todos contaron más o menos la misma versión, pero sólo uno logró identificar a Sergio “Chupete” Acevedo, uno de los fundadores de la barra de Atlético conocida como “La Inimitable”, y a Julio Castillo como los responsables del crimen del boliche Makarena, ocurrido en marzo de 2003.

Según el expediente, Acevedo -que dejó la barra en manos de sus hermanos Walter “Chichilo” Acevedo Gustavo “El Gordo” González– se encontraba en el local de avenida Belgrano al 2.700 donde Palavecino trabajaba de boletero. El grupo protagonizó un incidente y fueron expulsados. Entonces prometieron regresar.

De acuerdo con el requerimiento de elevación a juicio, desconocidos a bordo de una moto blanca se pararon frente al local y comenzaron a disparar con una pistola nueve milímetros. En un primer momento, se habló que eran tres las personas que iban en la moto, pero después testigos terminaron señalando a Castillo como conductor y a Acevedo como el supuesto hombre que realizó los disparos en contra del local, los cuales terminaron hiriendo mortalmente a Palavecino. La víctima era medio hermano de María Jesús Rivero (la Justicia Federal le impidió estar en el debate)

Castillo fue el primer detenido, pero quedó en libertad a los cuatro días por un error procesal. En cambio, “Chupete” huyó de la provincia y fue atrapado por haber cometido un asalto en la zona de La Matanza, provincia de Buenos Aires. Allí habría recibido el apoyo de líderes de otras barras para poder evadir a la Justicia. Recuperó la libertad en 2008.

En el banquillo

A punto de que se cumplieran los 15 años del hecho, los acusados se sentaron frente al tribunal que estuvo integrado por Gustavo RomagnoliEduardo Romero Lascano (presidente) y Luis Fernando Morales Lezica.

Castillo, que es analista de sistema y que trabaja para varias empresas, prefirió no declarar. Acevedo, que dijo que se dedica a la reparación y fabricación de muebles y a realizar fletes, tampoco habló, pero sí informó que desde que salió de la cárcel no cometió ningún delito.

“Hubo una pelea dentro del local. Los revoltosos prometieron volver. Al poco tiempo observé a Castillo y a Acevedo en una moto circulando hacia el oeste. Volvieron y ‘Chupete’ disparó su arma contra el local. Me tiré al suelo”, indicó Francisco Soria.

Las otras personas que declararon en la audiencia, hablaron de la pelea y de los disparos contra el boliche, pero no pudieron identificar a ninguno de los dos porque no se acordaron de lo que había sucedido. Emilio Rodríguez, encargado del boliche, dijo que no recordaba si “Chupete” había ingresado a su oficina para asaltarlo, como le dijo a los policías que intervinieron en el caso. “Estaba a la par de Palavecino cuando fue herido mortalmente, pero no pude ver quién le disparó”, comentó Luis Ortiz, compañero de trabajo de la víctima.

Ricardo Scheuermann, representante legal de la familia de la víctima, no ocultó su enojo por la situación. “Es muy difícil que uno no se acuerde de los detalles de un homicidio. De todas maneras, el balance es positivo porque se incorporaron lo que ellos declararon en la causa. Pero también faltan testigos por declarar”, señaló.

Mario Leiva Haro, defensor de Acevedo, dio otra versión de lo sucedido: “es evidente que estas personas en la etapa de instrucción declararon presionados por las personas que manejaban ese negocio. El ‘no recuerdo’ creo que significa que no quieren decir las cosas que le pidieron que dijeran años atrás”.

 

Fuente: La Gaceta