Policiales

Delincuentes balearon a un menor tras un asalto frustrado

Momentos de violencia, tensión y temor se viven en el barrio SEOC III: tras un asalto frustrado, delincuentes regresaron este martes a cobrarse venganza y balearon a un joven de 16 años. En represalia, los vecinos les incendiaron la moto.

Estamos hartos de la inseguridad“, repiten los vecinos de la zona, que este martes a la tarde se encuentra rodeada de policías. Según relataron, todo empezó anoche cuando un delincuente armado asaltó un maxiquiosco ubicado en Warnes al 700.

Quisieron robar una cortadora de fiambre, pero salió el dueño del quiosco con un rifle de aire comprimido y comenzó a hacer disparos. Los vecinos hicieron sonar las alarmas y el delincuente se escapó“, relató una vecina.

Pero la historia no terminó ahí. El asaltante regresó al barrio hoy a la siesta con intenciones de cobrarse venganza y lo hizo junto a otros cómplices. “Otra vez se sintieron las alarmas y después escuchamos dos tiros. Todos los vecinos salimos a ver qué pasaba y estos ‘choros’ habían venido a tomar represalias contra el dueño del quiosco; al no encontrarlo, lo agarraron al hijo“, contó la mujer.

Según indicó, el joven de 16 años recibió un disparo en la pantorrilla. “La esposa del dueño del quiosco también resultó herida: una bala la rozó en la pierna. Los dos fueron llevados en ambulancias del 107“, indicó.

Como en esta oportunidad también salieron rápidamente los vecinos, los delincuentes se apuraron en emprender la huida. Algunos lo hicieron en motocicletas, pero uno de ellos no llegó a subirse y dejó el rodado en el lugar.

Como los vecinos estamos hartos de la inseguridad, le quemamos la moto. Obviamente la Policía brillaba por su ausencia, llegaron una hora después“, se quejó la mujer. E insistió: “estamos hartos de vivir con esta inseguridad, los delincuentes te roban de cualquier manera y a la hora que sea“.

Personal de la división Criminalística trabaja en este momento en el lugar. Los vecinos dijeron que hay varios casquillos tirados en el piso.

FUENTE: La Gaceta