Salud

Infección bacteriana: ya son diez los muertos en todo el país

Autoridades sanitarias municipales y provinciales confirmaron esta tarde la muerte de un hombre de 77 años que durante el fin de semana estuvo internado en una clínica privada local a partir de un cuadro infeccioso provocado por el estreptococcus pyogenes. El caso se suma a otros que la misma bacteria provocó durante los últimos días en distintos puntos del país.

Este martes se conoció también el caso de un chico de dos años, alumno del jardín de infantes del colegio Northlands de Olivos, que murió como consecuencia de una infección por la bacteria estreptococcus pyogenes en Miami, a donde había viajado el domingo. Otra muerte se registró en Catamarca la semana pasada, según se informó en el Boletín Epidemiológico, que elabora la Secretaría de Salud de la Nación.

En Mar del Plata, el paciente había ingresado el sábado último y fue atendido en la guardia, donde presentó fuertes dolores en el pecho, vómitos y diarrea, según confiaron las fuentes. Su salud se agravó pronto y, a pesar de los cuidados médicos que recibió, murió al día siguiente.

El informe da cuenta de una “sepsis fulminante” y su origen fue ratificado a partir de estudios clínicos posteriores en los que se pudo advertir la presencia de la bacteria streptococcus pyogenes.

El secretario de Salud de la comuna, Gustavo Blanco, confirmó que en el sanatorio donde se produjo el deceso se tomaron muestras de sangre que se enviaron al Instituto Malbrán para analizar lo que denominó como “una bacteria de alta virulencia“.

Se señala como agravante que la víctima padecía además algunas úlceras en los pies, lesiones que se presumen como una posible vía que la bacteria encontró para ingresar al organismo. “Esa es una posibilidad, por eso se sigue trabajando con los infectólogos para analizar en profundidad este caso“, confirmó el titular de Zona Sanitaria VIII, Mauricio Besteiro.

El fallecimiento se produjo en la sala de cuidados intensivos del establecimiento privado, donde se lo atendió por complicaciones respiratorias severas, seguidas luego de otras fallas hasta llegar al fatal paro cardíaco.

Los profesionales consideran que el paciente ya acarreaba una debilidad inmunológica que pudo haber contribuido en este trágico desenlace. Blanco confirmó que también se analizó a quienes convivían con este paciente. “Todos los resultados fueron negativos“, afirmó.

El informe del secretario de Salud y su segundo, Pablo de la Colina, fue a pedido del intendente local, Carlos Arroyo, a efectos de transmitir tranquilidad a la población. “No hay motivos para crear una alarma sanitaria, no estamos ante una epidemia ni una emergencia“, insistió Blanco. Y recordó que, según estadísticas oficiales, durante 2017 hubo 287 fallecimientos vinculados con esta misma bacteria.

En los centros de salud públicos y privados de esta ciudad se registró en las últimas dos semanas una duplicación de las consultas vinculadas de enfermedades o problemas respiratorios, situación coincidente con la conmoción que generó la difusión de los primeros casos fatales provocados por esta bacteria.

En todos los casos los funcionarios han solicitado “mucha tranquilidad” a la población para que no se genere una psicosis en torno a estos fallecimientos. La guardia del Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil es un reflejo de lo que se está viviendo. Han atendido más de 400 pacientes en un día desde que se conocieron los primeros casos fatales.

FUENTE: La Nación