País

Rumores de cierre: Credimás entró en cesación de pago con los comercios adheridos

La tarjeta de crédito regional Credimás, que tiene sucursales en Tucumán, Salta y Jujuy, la semana última entró en cesación de pago con comercios y se acrecentaron los rumores de cierre. En los comercios tucumanos ya no reciben dicha tarjeta de crédito. “Estamos en un momento difícil, pero vamos a seguir peleando para que todo esto tenga una solución”, indicó el gerente Carlos Castaño.

Dice que la crisis se desató porque un banco, con el que habitualmente realizaban el fideicomiso para fondearse, les negó esa posibilidad después de 30 años.

En medio de este proceso, en las redes sociales se difundieron distintas situaciones acerca del presente y del futuro de Credimás. “Al no darnos el banco ese crédito, desde el 8 de septiembre surgieron los inconvenientes. Hay comercios que ya se le entregaron los valores. Y ahora estamos gestionando y ofreciendo garantías para obtenerlo. Se le llegó a ofrecer las acciones de la empresa como garantía y creemos que todavía no está cerrada la puerta. Estamos esperando”, señaló Castaño.

Los accionistas de Credimás esperan encontrar inversores interesados en prestar su apoyo. “Una empresa como la nuestra no desaparece de un día para el otro (tiene 30 años en el mercado). Los accionistas y quien les habla estamos permanentemente buscando alternativas. Todos los días hablamos con tres y cuatro interesados. Nunca dejamos de dar la cara y seguiremos dando las explicaciones del caso”, finalizó Castaño.

Credimás nació hace 31 años y además de su sede en Tucumán tiene sucursales en Santiago del Estero, Salta y Jujuy. En marzo último, Credimás fue inhabilitada para operar por el plazo de dos años por la Superintendencia de Seguros de la Nación, además de aplicarle una multa de 100 mil pesos.

La inhabilitación surgió por una denuncia del Banco Central de la República Argentina, por haberse observado que Credimás percibía de sus clientes una comisión, por un servicio que presta, el que por su naturaleza y funcionamiento se asemejaba más a la constitución de un Seguro de Vida que a un servicio derivado del uso de la tarjeta de crédito.

FUENTE: El Tribuno de Salta