Política

El traslado de la Asistencia Pública no mejoró el servicio

El traslado de los consultorios de la Asistencia Pública a varios edificios para la refacción de la sede de la dependencia municipal despertó el reclamo de los trabajadores.  “En definitiva, pese al traslado por obras, la Asistencia Pública siguen sin funcionar como corresponde, con un servicio de salud resentido y con los empleados padeciendo”, expresó Osvaldo Acosta, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM).

A finales de agosto, la Municipalidad trasladó las dependencias de la Asistencia Pública a tres sedes. En un edificio de Santiago 198 se mudaron casi todos los consultorios (en el 1°, 4° y 5° piso). El personal abocado a tareas administrativas se instaló en otro edificio en Balcarce al 500. La guardia, por último, presta servicios en el Centro de Atención Comunitaria (CAC) en Magallanes y avenida Jujuy, al sur de la ciudad.

Desde la Municipalidad aseguraron que se trata de una situación momentánea. “Es un traslado temporal para que podamos proceder con la reparación del edificio (de Chacabuco 239) de manera integral. Este cambio de locales tiene dos fines: preservar la integridad de los empleados y profesionales; y continuar brindando los servicios de salud para los vecinos”, explicó el secretario de Gobierno Walter Berarducci.

En marzo, funcionarios del municipio habían anunciado el traslado de la dependencia del edificio centenario en el que funciona, hasta un edificio de 9 de Julio al 700. En julio, empleados y referentes sindicales reiteraron el reclamo por las precarias condiciones edilicias. Hace tres semanas, finalmente, se realizaron los traslados a las nuevas sedes.

A comienzos de año, este diario había recorrido la dependencia junto con el personal. Pudo constatar los reclamos de los empleados: grietas profundas en las paredes, consultorios clausurados, salas de estudios fuera de condiciones, cortes en el suministro de agua, ambulancias rotas y goteras. En planta baja la estructura había comenzado a hundirse, trabando las puertas y rompiendo los marcos de las aberturas. Las paredes de la sala de radiología y de mamografía estaban surcadas por grietas que abrieron la pared y rompieron las láminas de revestimiento de plomo. Esas salas fueron demolidas en julio.

“El sindicato presentó notas por el temor por la seguridad física de los trabajadores, no pedimos los traslados. Hace añares que pedimos remodelar la Asistencia Pública, desde que Germán Alfaro era secretario de Gobierno de Domingo Amaya”, explicó Acosta. Informó que los delegados le explicaron que algunas áreas no están funcionando, como Laboratorio y Farmacia. Berarducci, sin nombrarlo, desestimó los reclamos de Acosta. “Es propio de la persona que reclama, no la mencionaré, que pide una cosa y luego otra, otra… al final a ciencia cierta no sabe qué peticiona”, ninguneó.

Funcionarios del municipio explicaron que en el edificio histórico de la Asistencia Pública se realizan tareas de apuntalamiento estructural, en base a un informe que se había solicitado a la UNT. Con estas obras preliminares finalizadas, se elaborará el proyecto de refuncionalización y allí se conocerán los fondos requeridos.

Fuente La Gaceta