País

En San Lorenzo apareció merchandising contra el Presidente

Hace un par de semanas cuando la canción se escuchó por primera vez en el Nuevo Gasómetro tenía una referencia clara: la sensación de los hinchas locales de sentirse perjudicados por el árbitro ante Boca. “Ponelo a Macri, la puta que te parió”, sonó primero desde la cabecera de San Lorenzo”. Y más tarde, la versión que se impuso: “Mauricio Macri la puta que te parió”.

Desde ese momento la escena se repitió en varias canchas. Y la polémica se instaló en el ambiente. Tanto que hasta desde un sector del arbitraje consultaron si deberían interrumpir el partido cuando los hinchas insultaban al Presidente.

Las redes sociales hicieron el resto. Se viralizó la canción como “el hit del verano” y surgieron versiones adaptadas con elogios irónicos a Macri que “serían permitidos” en los estadios.

En medio de la discusión, la nueva fecha del fútbol argentino volvió a ser el escenario de insultos al mandatario en casi todas las canchas. En el Nuevo Gasómetro otra vez se escuchó un contundente “Mauricio Macri, la puta que te parió” a los 45 minutos del primer tiempo.

Lo curioso es que en Victoria, los hinchas de Tigre lo cantaron también en ese minuto. ¿Será un acuerdo entre hinchas? También la canción sonó en Floresta donde All Boys recibió a Morón.

En Rosario, la Policía de Santa Fe, a cargo del operativo del partido entre Rosario Central y Godoy Cruz, secuestró en las primeras horas de esta tarde cuatro ataúdes en el ingreso a la tribuna popular norte del Gigante de Arroyito. Los féretros, que iban a ser exhibidos por la hinchada durante el encuentro con el Tomba, hacen alusión a Boca, River, Newell’s y al presidente de la Nación, Mauricio Macri.

Siguen los insultos a Macri y en San Lorenzo apareció merchandising contra el Presidente

 

En el marco del operativo Tribuna Segura, la policía también detectó y decomisó remeras y pecheras con leyendas (“MMLPMQTP”) contra el presidente Macri, que estaban siendo repartidas entre los barras canallas que habían escondido en el estadio.

Fuente: Clarín