Política

Alfaro oficializó la reducción de $37 millones al Concejo y la oposición se resiste

Después de que el secretario de Hacienda, Cristian Abel, oficializara por decreto la reducción de fondos para el Concejo capitalino, los ediles convocaron una sesión extraordinaria para rechazar el instrumento que propicia el ajuste.

“Los concejales redujeron partidas para obra pública para destinarla a engrosar el gasto de la política. El Concejo tiene un monto excesivo en gastos de bloque, no hay ningún tipo de ahorro. Los fondos para el cuerpo en 2017 eran $ 240 millones, si al Presupuesto de este año para el Concejo lo fijan en $ 372 millones hay un incremento del 60%”, justificó la medida el secretario de Hacienda municipal.

A comienzos de septiembre, los concejales habían aprobado el Presupuesto 2018, que fijó el total de erogaciones para este año en la capital en $ 5.549 millones. De ese monto, $ 375 millones se habían asignado al Concejo. Abel oficializó ayer el veto parcial a la ordenanza del Presupuesto 2018: recortó $ 37 millones y se bajaron los fondos a $ 335 millones. En 2017 se produjo la misma situación: los concejales habían fijado en $ 317 millones los fondos para el funcionamiento del cuerpo. Alfaro había vetado ese instrumento y había bajado la cifra a $ 240 millones. Sin embargo, como no alcanzaba para el pago de sueldos, el intendente giró fondos por decreto-acuerdo por $ 72 millones.

Abel negó que el recorte de fondos implique asfixiar al cuerpo, como había considerado el presidente del Concejo, Armando Cortalezzi. “El Concejo tiene alrededor de 1.650 empleados de bloque político, dividido por cada concejal, da más o menos 100 por cada concejal”, continuó el funcionario municipal.

Los concejales del bloque Tucumán Crece-PJ convocaron ayer al mediodía a una sesión extraordinaria para hoy, desde las 18, para que se rechace el veto parcial de la intendencia. Para ello, se requieren dos tercios de los votos (el apoyo de 12 de 18 bancas). “Vamos a insistir con la ordenanza original de presupuesto, intentaremos rechazar el veto. Veremos si los concejales de Cambiemos, que habían votado a favor a comienzos de mes, votan a favor o en contra. Si no logramos los votos, funcionaremos como se pueda”, explicó Cortalezzi. El peronista lamentó que, si queda firme el recorte de $ 37 millones, no se podrán realizar obras de mantenimiento en el edificio del Concejo, en Monteagudo y San Martín. “Funcionaremos como se pueda”, acotó.

¿Es verdad que cada concejal tiene 100 empleados?, le consultó este diario. “No sé cuántos empleados hay, pero 1.600 dividido en 18 concejales no da 100. En esa cuenta no se consideran a los empleados temporales y efectivos. No es como dice Abel. Esto es una maniobra política para asfixiar al Concejo y mienten a la sociedad porque el incremento fue del 19%”, insistió Cortalezzi.

Desde la bancada peronista cuestionaron las afirmaciones de funcionarios municipales sobre los empleados de bloque. “Puedo garantizar que no tengo 100 empleados, ni cerca. Sí puedo explicar como funciona: cada concejal tiene un monto determinado y define si contrata personal para trabajos en el territorio por $ 3.000 o contratos más grandes, para profesionales. El número que dice Abel es descabellado, no contempla en su análisis a los taquígrafos, secretarios, asesores de comisión, cuerpo letrado…”, consideró David Mizrahi, presidente del bloque Tucumán Crece-PJ.

Agustín Romano Norri, jefe de la bancada Cambiemos, adelantó que los concejales aliados a la intendencia aceptarán el veto parcial. “Es una determinación del Ejecutivo Municipal, lo conversamos con el intendente y entendemos que -como está el país- todos tenemos que hacer sacrificios”, explicó el radical. “El pan se hace con la harina disponible”, agregó para explicar que el Concejo funcionará con los fondos disponibles. Sin embargo, no coincidió con los dichos de Abel: “los fondos del Concejo aumentaron, respecto al año pasado, un 19%. Se ejecutaron $ 312 millones en 2017, la verdad es esa”. Sobre la cantidad de empleados, coincidió con Mizrahi en que cada edil tiene asignado un monto mensual y cada uno define la cantidad de contratos políticos.

Ricardo Bussi, en cambio, no adelantó una postura para la sesión. “El poder de veto es sobre artículos, no sobre planillas. Antes que nada, estoy estudiando para saber si Alfaro puede vetar parcialmente de esta forma”, explicó.

Fuente La Gaceta