Policiales

Intentó hacer justicia por mano propia y mató a la abuela de un presunto ladrón

Foto de Archivo

El justiciero, un hombre de 32 años de edad, terminó entregándose. Había ido a buscar a quien supuestamente le había robado, ahí realizó varios disparos hiriendo al supuesto ladrón, un joven de 23 años y a su abuela, una mujer de 78 años que terminó perdiendo la vida en el Hospital Padilla.

Minutos después de las 17 del jueves ingresó un llamado al 911 avisando que en avenida Brígido Terán al 800 había personas heridas con arma de fuego. Los comisarios Walter Córdoba y Alfredo Díaz junto a los oficiales Marcos Marcial y Jorge David Barrionuevo respondieron el llamado y se trasladaron al lugar, ahí confirmaron el hecho que se habría producido minutos antes.

Gabriela Gorriti de 78 años de edad ingresó al Hospital Padilla con un disparo en su cabeza, con pérdida de masa encefálica. Su nieto, Cristián Romano de 23 años de edad tenía una herida en su pantorilla izquierda, sin revestir gravedad. La mujer no resistió la herida y perdió la vida mientras era atendida por los médicos.

Vecinos de Gorriti identificaron al justiciero como “Chicho” Torres, quien después del ataque se dio a la fuga en una motocicleta de baja cilindradas. Romano, el nieto de la mujer asesinada, habría robado la casa del hombre ubicada en la avenida Pedro Miguel Aráoz.

Los jefes de la Unidad Regional Capital, los comisarios Walter Álvarez, Ricardo Fresneda y Marcelo Ocampo fueron los encargados de distintos procedimientos para dar con el paradero de Torres, que finalmente, cercado ya por la Policía, resolvió entregarse. La fiscal Adriana Giannoni convalidó su aprehensión por homicidio y esperan que hoy declare en Tribunales.