Policiales

Una adolescente de 14 años fue asesinada y detienen a su pareja

Un presunto caso de femicidio sacudió ayer a los vecinos del paraje Los Mendoza, en jurisdicción de la comuna de Villa Chicligasta (Simoca). Rocío Ayelén Maguna, de 14 años, fue asesinada a puñaladas en una humilde vivienda donde, al parecer, convivía con su pareja desde hace poco tiempo.El hombre en cuestión, de 18 años, fue aprehendido por la Policía momentos después del hecho, con lesiones en distintas partes del cuerpo. Por esa razón, debió ser internado en el hospital de Simoca con consigna policial.

En principio, se deduce que el sospechoso habría mantenido con la víctima una dura discusión, la cual alcanzó su pico máximo cuando éste tomó un cuchillo para atacar a la mujer. Las razones de la pelea se desconocían hasta ayer. Maguna, de acuerdo con el análisis de los peritos, habría intentado resistirse, pero las heridas recibidas fueron fulminantes y en pocos minutos la doblegaron.

Según los pesquisas, el sospechoso, una vez logrado su cometido, abandonó rápidamente el lugar. Los gritos de la mujer llegaron alertaron a los vecinos, quienes llamaron a la Policía. Efectivos de la comisaría de Villa Chicligasta llegaron al lugar y encontraron a Rocío tirada, ya sin vida, a la par de una cama. Yacía en medio de un charco de sangre.

“En principio, hay indicios que comprometen al hombre que fue aprehendido por disposición de la fiscalía de turno de Monteros. Tiene heridas que habría sufrido cuando se abalanzó sobre la muchacha, quien trató de defenderse. Pero esta hipótesis debe ser confirmada por los peritos que trabajan en el caso”, dijo Félix Concha, jefe de la Unidad Regional Sur (URS). El presunto homicida fue aprehendido en un camino vecinal.

El fiscal Jorge Carrasco, de los tribunales de Monteros, dispuso la aprehensión del hombre. Al presentar heridas, algunas de las cuales eran profundas, fue conducido al hospital de Simoca. Según se informó, su estado no reviste gravedad.

El juez en lo Penal y de Menores del Centro Judicial de Monteros, Mario Velázquez, expresó que, si bien el caso aún está siendo investigado, todo indicaría que este se trata de otro hecho que nutrirá la estadística los de hechos de violencia familiar que sacuden con frecuencia las comunidades del interior tucumano. “En muchos casos, el alcohol está presente. Es el que aviva los ánimos en circunstancias de discusión o enfrentamiento. Y también es el responsable de otras muertes en rutas. Lamentablemente, el problema no es dimensionado con la gravedad que tiene”, planteó el magistrado.

Fuente La Gaceta