Sociedad

Virgen de la Merced: Monseñor Sánchez hizo hincapié en los “valores humanos”

Con un renovado mensaje en contra del aborto y una mención especial al rol de los padres en la educación sexual de sus hijos, el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, cerró el lunes su homilía en homenaje a la Virgen de la Merced.

El prelado pronunció sus palabras desde la Iglesia Catedral y frente a una multitud que se congregó en la plaza Independencia, luego de la tradicional procesión en honor a la patrona de Tucumán. Bajo el lema “Con María, caminemos juntos por la vida“, Sánchez se refirió a la delicada situación social de la Argentina, y pidió unidad y solidaridad a los ciudadanos para sortear la coyuntura. Y lanzó algunos “tips” para lograrlo:

•   “Como familia que busca acrecentar los vínculos y se compromete con el otro, según el proyecto de Dios“.

•    “Como sociedad, renovando constantemente los valores fundacionales de nuestro querido Tucumán y animando desde aquí a nuestra querida Argentina a vivir de una manera distinta y en paz“.

•    “Como Patria, que tiene una Misión de construir una Nación en justicia y solidaridad“.

•    “Escuchándonos, respetándonos, perdonándonos, valorándonos“.

•    “Con sacrificio y entrega generosa; con valentía y claridad de convicciones; levantando la cabeza para descubrirnos hermanos y ayudarnos solidariamente y comprometernos con el que está en peor situación que nosotros para aliviarle el sufrimiento“.

La actualidad

Luego de estas reflexiones, el titular de la Iglesia Católica volvió a reiterar su rechazo a los proyectos de Interrupción Voluntaria del Embarazo. En agosto, y luego de haber obtenido media sanción en Diputados, la despenalización del aborto no logró convertirse en ley en el Senado.

De nuevo, monseñor Sánchez recurrió a la figura de María para reafirmar su posición. “Vale toda Vida, en todas las etapas y circunstancias de la vida humana“, dijo. Y pidió “por la vida que se gesta en el seno materno y la que nace y crece en nuestros hogares, la de nuestros ancianos y enfermos, de nuestros niños adolescentes y jóvenes. La de los más vulnerables y descartados; para que, con María caminemos juntos para que esas vidas sean respetadas, custodiada y dignificadas“.

En el último tramo de su homilía, el arzobispo se inmiscuyó en la incipiente polémica relacionada con la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI). Se trata de una norma vigente desde hace una década, pero que tras el debate sobre el aborto adquirió actualidad debido a los proyectos presentados para que su aplicación sea de cumplimiento obligatorio en todas las escuelas y colegios privados del país.

Al respecto, Sánchez dio mayor preponderancia a la función de los padres en la educación sexual de sus hijos. “Que en nuestros hogares nos detengamos a dialogar, a valorarnos. A que los padres se hagan responsables de la educación en valores humanos, trascendentes y cristianos de sus hijos; no permitiendo resignar la patria potestad, sino, con la ayuda de los docentes y en diálogo permanente y responsable respetar siempre la dignidad de los niños, adolescentes y jóvenes en un marco de libertad y racionalidad“, planteó Sánchez.

Finalmente, a modo de deseo final, monseñor cerró su mensaje por el 24 de Septiembre con un anhelo. “Que todos y cada uno desde su lugar y responsabilidad en la sociedad: las autoridades, los maestros, los profesionales, los empleados y obreros, los obispos, los curas y consagrados, los laicos y todos los hombres de buena voluntad nos juguemos la vida, por la libertad, una libertad que nos dignifica, una libertad responsable; comprometamos por el bien común, construyendo una fraternidad cada día más necesaria en Tucumán y Argentina“, cerró.

FUENTE: La Gaceta