Policiales

La familia de Facundo insiste en que González Montes de Oca siga detenido

Familiares de Facundo denunciaron amenazas.

“Siempre dijimos que era peligroso y que robaba” recordaron familiares del menor asesinado por el policías que ahora fue detenido, no por el crimen de Facundo, sino por haber arrebatado una cartera.

“Los funcionarios, lamentablemente, siempre se fijan en la opinión pública, así que como para parte de la sociedad vale más la cartera de una persona que la vida de un niño pobre y estigmatizado, ahora seguramente (Nicolás González Montes de Oca) tendrá preventiva y lo pasarán a disponibilidad”, comentó Emilio Guagnini,abogado de la ONG Andhes, que representa a la familia de Facundo Ferreira, el niño de 12 años que fue asesinado de un disparo y por el que está imputado el policía, que fue detenido por un arrebato.

La familia de Facundo también se expresó respecto a la detención de González Montes de Oca. “Siempre dijimos lo mismo: que era peligroso y que salía a robar. Desde el principio se acercaron personas que nos contaron que andaba drogado. Nos decían que nos cuidemos”, dijo Rita Ferreira, tía de Facundo.

González Montes de Oca es uno de los dos policías acusados de matar de un tiro en la nuca a Facundo en marzo pasado en la zona de El Bajo. El otro uniformado es Mauro Díaz Cáceres. Ambos permanecían en libertad a pesar de los pedidos de prisión preventiva formulados por la querella y por la fiscala Adriana Gianonni.

González Montes de Oca fue detenido el fin de semana por un arrebato contra una mujer, en Lastenia, al este de la capital. El domingo fue presentado en los Tribunales. Negó su participación en el hecho y se abstuvo de declarar. La fiscala Adriana Reinoso Cuello (VI) pidió su detención, planteo que fue aceptado.

Giannoni, quien instruye la causa por el homicidio de Facundo, había imputado a los policías por el delito de homicidio agravado. Pidió la detención de ambos, pero el juez de Instrucción Víctor Rougés, que no era el magistrado natural del caso, rechazó la solicitud. Semanas después, Giannoni reiteró el pedido de detención de los acusados, esta vez ante el juez Facundo Maggio, que entiende en la causa, pero este tampoco hizo lugar al planteo.

Guagnini adelantó que evalúa solicitar un nuevo pedido de prisión preventiva en la causa. “Con este nuevo hecho ya tendría dos posibles causas que aumentan el riesgo de fuga”, fundamentó.

Amenazas

“Cinco veces pedimos la prisión preventiva y fue denegada, a pesar de que se probó que los policías involucrados insólitamente recolectaron pruebas en el lugar donde ellos mismos dispararon contra Facundo. Además, amenazaron reiteradamente a la familia”, señaló Guagnini. “Su hermano hasta me amenazó con matar a mi hijo en Tribunales. Después dispararon contra nuestra casa. Son un peligro para nosotros y para la sociedad. Me pregunto a cuántas mujeres habrá golpeado y robado”, cuestionó la tía del niño asesinado.

“Los asesinos de mi sobrino tienen que estar presos. Me da mucha bronca que no los hayan detenido cuando lo mataron, y ahora sí. Pero así es la Justicia, los pobres pagamos por lo que hacemos, pero parece que los policías no”, concluyó.

En la causa Ferreira, González Montes de Oca y su compañero Díaz Cáceres fueron asistidos por un abogado provisto por el Ministerio de Seguridad. Ahora, después de que el jefe de Policía, comisario José Díaz, confirmara su pase a disponibilidad, tuvo que recurrir a un defensor particular.

“La investigación es incipiente. Mi cliente declarará cuando esté en condiciones”, señaló Humberto Castaldo, abogado del policía. El profecional dijo que analiza la teoría del caso y que tuvo un breve contacto con su defendido, quien le habría confirmado que tiene problemas de adicción. “Tengo entendido que no estaba bajo tratamiento ni recibió asistencia desde la fuerza para curarse; eso hubiera evitado esta situación”, concluyó.

Fuente La Gaceta