Policiales

El Tribunal posterga la detención e investigación de Kaleñuk por falso testimonio

Aplazó hasta la sentencia final la decisión de detener e investigar por falso testimonio al hijo del ex secretario privado de José Alperovich. La Sala III, por mayoría, tomó la misma resolución respecto del pedido de que se lo vincule de manera directa con el homicidio de la joven. Ayer hubo cinco careos.

Sergio Kaleñuk y el imputado Hugo Sánchez se cruzaron en el pasillo del Palacio de Justicia. Al finalizar la audiencia, se saludaron con mesura ante las pocas miradas que quedaban en tribunales. El hijo del ex secretario privado de José AlperovichAlberto Kaleñuk, se retiró sin dar declaraciones a la prensa y con signos de abatimiento, luego de participar en tres careos y escuchar la resolución de la Sala III en lo Penal, a cargo del juicio por el crimen de Paulina Lebbos y posterior encubrimiento.

El Tribunal, por mayoría, resolvió diferir hasta la sentencia final del proceso oral los pedidos de detención e investigación por presunto falso testimonio contra el ex secretario de la Casa de Gobierno. Los pedidos habían sido efectuados por Gustavo Morales Carlos Posse, defensores de los acusados Eduardo di Lella y de Waldino Rodríguez, respectivamente. La Sala III denegó, a su vez, el requerimiento de investigación por presunta privación ilegítima de la libertad, seguida de muerte, también contra Kaleñuk, al ser señalado como probable sospechoso bajo la hipótesis de los “hijos del poder”.

Carlos Caramuti y Rafael Macoritto (voto de la mayoría) coincidieron en que disponer esas medidas sería adelantar una “eventual opinión” durante el desarrollo del juicio, teniendo en cuenta que también había dudas respecto de las declaraciones de otras personas. Ayer, declaró el presidente de Central Córdoba (CC), Rubén Urueña, y se volvieron a presentar Gustavo “El Gordo” González, barrabrava de Atlético, y Daniel Paz, ex chofer de Alperovich.

“Considero que es prematura esta situación y que debe ser diferida para (sentencia) definitiva. Todos señalaron (por los fundamentos de las partes) que hubo contradicciones respecto de los otros testigos e, incluso, entre los otros mismos declarantes. Por supuesto, veremos cómo se despeja esto; a mí me quedan muchísimas dudas sobre todos los testimonios, pero puede ser que hayan mentido uno, dos, tres o cuatros testigos, o haya mentido ninguno”, expresó Caramuti, quien remarcó que hay que valorar todas las pruebas que sean presentadas en el debate.

El juez añadió que “no es objeto de este juicio un juzgamiento y acusación de esa persona (por Kaleñuk), respecto de una eventual participación en la privación ilegítima de la libertad seguida de muerte”. “Si surgiera una eventual participación, mandará los antecedentes correspondientes para la profundización de la investigación”, destacó. La causa, inclusive, “está abierta” a la posibilidad de incluir nuevos acusados.

Macoritto sumó a esta postura el hecho de que el testimonio de Paz podría carecer de valor, debido a que ya fue detenido y estaba vinculado a una investigación por presunto falso testimonio.

Ibáñez votó en disidencia y de forma parcial, ya que, según coincidió, “no es materia de este proceso” el pedido de investigación del delito de privación ilegítima de la libertad y el crimen de la joven. “El tribunal podrá expedirse tras valorar todas las pruebas, en definitiva. Hacerlo ahora devendría en un prejuzgamiento”, expresó.

Sin embargo, señaló su diferencia, con relación a la detención del testigo: “el señor Kaleñuk pasó por la gama de todos los colores. En su declaración, empezó afirmando. Después, cuando fue objeto de preguntas y repreguntas, no sólo no afirmaba, sino que comenzó a decir que ‘creía y que no podía estar seguro”. Y concluyó acá, frente a los careos, dándole la razón a la persona que tenía en frente. Creo que sí incurrió en un delito en flagrancia y en falso de testimonio”, finalizó.

Estos últimos testigos participaron ayer en cinco careos, debido a contradicciones en los relatos referidos al domingo 26 de febrero de 2006, día de la desaparición de Paulina. En particular, Kaleñuk insistió en que había estado en Central Córdoba vendiendo entradas para el clásico entre Atlético y San Martín.

CAREO 1:  Paz-Urueña
Confrontación sobre la presencia del ex chofer de Alperovich en Central Córdoba (CC)

Paz había ratificado su presencia en el club ubicado en avenida Alem y calle Bolívar, el 26 de febrero de 2006; mientras que Urueña había expresado que en ningún momento había visto al directivo de Atlético.

Daniel Paz: – Fui ese día porque yo llevaba las entradas en mi auto particular, junto con Víctor Gómez. Después llegó Sergio Kaleñuk y le di los “tickets”.
Rubén Urueña: – El que llegó a mi casa fue Sergio Kaleñuk. Fue con otra persona. Luego, llegaron las entradas. A vos no te vi en ningún momento.
DP: – Entré por el portón de calle San Luis. Yo lo vi adentro del club. Sergio llegó después.
RU: – El portón de la San Luis no se abrió en ningún momento. Estaba Sergio con otra persona, alrededor de las 6.30. A vos no te vi en ningún momento. Sé que después llegaron las entradas.
DP: – Las entradas estaban bajo mi poder; las tenía en mi automóvil particular.
RU: – Yo no te he visto.

Segundo tema del careo: quién recibió a Sergio Kaleñuk.

DP: – Sostengo lo mismo: él nos recibió.
RU: – Sostengo lo mismo: yo no lo vi (por DP). Ha sido así.

González dijo que vio en Atlético a Sergio Kaleñuk, a las 9.30, aproximadamente. Urueña manifestó que el joven estuvo desde las 6.30 en Central córdoba.

Rubén Urueña: – Sostengo lo que dije hace rato, Sergio Kaleñuk me golpeó la puerta. Estaba con otra persona, y les abrí.
Gustavo González: – Lo que dije el otro día fue que vi a Kaleñuk pasar con una caja, junto con Daniel Paz y Efraín Suárez. Vi que se iban. Ellos estaban adentro, yo estaba afuera del club. Los vi en (el estadio de) Atlético. Fui a hablar con la Policía ese día. Es más, estaba el “Alemán” (Juan Carlos Albrecht) conmigo, que manejaba la barra.
RU: – Yo recuerdo que me golpeó la puerta. Después, vi que se quedó en el club. Sergio andaba con otra persona, entró al club. Posteriormente, llegó la gente con las entradas.
GG: – ¿A qué hora empezaron a vender?
RU: – Entre las 8 y las 9. Pero el que llegó a mi casa fue Kaleñuk.
GG: – Yo con él no hablaba; no se podía hablar con esa persona. Pero él pasó por ahí con una caja.
RU: – Yo sostengo esta posición. Sergio llegó a mi casa tipo 6 o 6.15 aproximadamente.

CAREO 3: Kaleñuk-González

González afirmó que el domingo 26 de febrero de 2006 había visto a Kaleñuk en el interior del estadio “monumental”, con Suárez y Paz. Kaleñuk expresó que había estado toda la mañana en CC.

Gustavo González: – Yo dije que te vi pasar.
Sergio Kaleñuk: -¿A las 9 de la mañana o de la noche?
GG: – Por la mañana.
SK: – A mi modo de recordar, estuve todo el día ahí.
GG: – Yo no hablaba con vos, yo hablaba con Efraín y Paz.
SK: – Lo que dije es que no estaba seguro a qué hora me había retirado. Yo creo que no me había movido de CC hasta que terminó la venta de entradas. Es lo que yo creía.
GG: – Yo sí me acuerdo, porque el “Alemán” tenía diálogo con vos. Él te pedía las entradas a vos.
SK: – Pasaron muchos años, creo no haberme movido de CC. Puede ser que se hayan vendido las entradas hasta las 9 de la mañana (…) Seguramente, cuando terminaron de vender, imagino, habré llevado la plata al club (por Atlético). Pudo haber sido a esa hora, no me acuerdo.
GG: – Yo, a las 9, tenía una reunión con la Policía por el conflicto por la bandera; por eso, estaba con el “Alemán” (Juan Carlos Albrecht). A las 9, no había llegado “Chichilo” (Walter Acevedo); a esa hora te vi con las cajas y con Suárez.
SK: – Yo no lo recuerdo bien.

Segundo punto planteado: González dijo que no hablaba por teléfono; Kaleñuk manifestó que no tenía buena relación.

SK: – Alguien me hizo saber de unas llamadas entre vos y yo. Le dije que no tenía una buena relación, por lo que no recordaba. Y si hubieras hablado conmigo, habría sido por un partido de fútbol, por las entradas.
GG: – Seguro, yo no tenía relación, vos ni saludabas (…) Capaz, el “Alemán” no tenía teléfono y me lo pudo haber pedido; él pudo haberte llamado por entradas y plata para algún viaje.
SK: – Yo dije que no recordaba si me habían llamado.

CAREO 4: Kaleñuk-Paz

Daniel Paz: – Ese día salí de casa a las seis de la mañana, busqué a Hugo Gómez en su domicilio y te hablé para saber si estabas despierto. Vos me dijiste que estabas yendo a Central Córdoba.
Sergio Kaleñuk: – No me acuerdo si yo dije que creía que había llevado las entradas (…). La verdad, no me acuerdo “Dani” si me llevaste las entradas ahí, o si yo las llevé personalmente. Dije que no me acordaba si yo lo había buscado a Hugo o si me había encontrado con él en Central Córdoba.
DP: – Estuve en el club (Atlético) hasta última hora del sábado. (También) me preguntaron sobre unas llamadas. Mi primera llamada fue a Gómez. Lo pasé a buscar y después te llamé a vos, que ya estabas en camino.

Pregunta de una de las partes: ¿quién llevó las entradas?

SK: -No recuerdo
DP: -Yo le hice entrega de las entradas a Sergio. Mi compañero se quedó con él (…) Sergio no fue por la mañana a Atlético. Y quiero creer que él no se movió de Central Córdoba, porque él me decía que estaba en esa institución.

CAREO 5: Urueña-Kaleñuk
Kaleñuk señaló que cuando había llegado a CC, los boleteros ya se encontraban en el lugar esperando; mientras que Urueña aseguró que habían llegado cuando kaleñuk ya estaba en el club.

Rubén Urueña: – Sostengo lo que ya dije: cuando vos habías llegado con una persona, no estaban aún los boleteros. Entraste a la boletería y al rato llegaron, alrededor de 10 minutos, una hora, no sé. Yo me fui a casa, volví y te dije que tendríamos problemas porque había mucha gente de San Martín. Vos estuviste presente cuando quisieron tirar el portón de la calle Bolívar los que no tenían entradas. Lo sostengo, así fue. Al chofer del ex gobernador (José Alperovich) no lo vi nunca.
SK: – Yo dije acá (en la sala) que no podía recordar el horario de cada situación. Entonces, no me acordaba. No me acuerdo ahora si vos me abriste el portón, si fui a tu casa… Teníamos buena relación. Tampoco, la verdad, recuerdo el horario. Los boleteros, creo, imagino, habrán estado, pero no lo puedo afirmar. No recuerdo. No afirmo ni niego, sino que no recuerdo muy bien las situaciones en ese momento. Pero como soy yo, supongo que habré ido antes del inicio de la venta de entradas, pero no recuerdo si empezamos a vender a las 6 o a las 7. Respecto de la Policía, también dije que estaba, pero si vos decís que no estaba la Policía… Lo que digo es que no me acuerdo cada horario. Hay algunas cosas que me guío por la lógica.
RU: – Yo me guío por la verdad.
SK: – Yo también, pero horarios no recuerdo.
RU: – Fuiste a mi casa, con otra persona, tenías la cara de recién despierto, te abrí la puerta. Por la cara, te pregunté: ¿no dormís vos?  Yo me desperté para ir al club, era muy temprano, no sé si 6.40.
SK: – Debe haber algún registro de la venta de entradas. Yo fui antes (del inicio de la venta), obvio.
RU: – En ese momento, no llegaron los boleteros. Entramos y te dejé en la oficina. Diez, 30, 60 minutos después llegaron y empezaron la venta (…) Te reclamé que pidas policías, por medio del gobernador (José Alperovich). Hiciste muchas llamadas a la Policía. No te podés olvidar lo del portón, porque a empujadas lo querían voltear (por avenida Alem). Si se caía, podía pasar cualquier cosa.
SK: – No me acuerdo.

Fuente La Gaceta