País

El mercado espera un dólar más alto y menos intervención oficial, como pide el FMI

Banco Central

La renuncia de Luis Caputo al Banco Central mostró la montaña rusa en que se ha convertido el mercado financiero argentino. De entrada, se disparó el dólar y los mercados futuros, mientras se caían bonos y acciones.
Fue difícil entender en la apertura del mercado el alejamiento de quien parecía el hombre clave para contener al dólar, en medio de la reunión con el Fondo Monetario Internacional.

Después del mediodía, la racionalidad volvió. El mercado no solo se calmó sino que terminó con importantes alzas en bonos y acciones. Cuando se anunció que el sucesor de Caputo sería Guido Sandleris, un hombre cercano a Nicolás Dujovne, el mercado no solo se anotició de que el poder volvía al ministro de Hacienda, sino que además al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que estaba enfrentado a Luis Caputo.

Que en un país con problemas inflacionarios y cambiarios no haya una buena relación entre el Banco Central y Hacienda puede ser una tragedia. Son tan graves estos dos problemas que desde que asumió Macri, ya pasaron tres hombres por el Central, señal inequívoca de que todas las recetas fallaron.

La salida de Caputo era la condición para que el FMI acepte el nuevo acuerdo que todavía mantiene incógnitas. Hay quienes dicen que los montos adicionales serán de USD 5.000 millones. Pero otros creen que, de la misma manera que en la era Caputo se anunció un auxilio adicional de USD 20.000 millones que nunca se confirmó, se sospecha que el Gobierno quiere anunciar una cifra significativamente menor para sorprender al mercado con un desembolso de USD 15.000 millones, que equivale a todo lo que ya entregó el FMI.

Si fuera así, no se entiende el pedido de ayuda a China. El swap solicitado consiste en fondos en yuanes que se dan contra un depósito en pesos que equivalen a USD 9 mil millones. Este dinero se suma a las reservas del Banco Central aunque permanece en el Tesoro Chino a disposición de la Argentina. “El FMI es más benigno que los chinos. A los chinos hay que entregarles el alma a cambio de una ayuda financiera“, dijo un analista.
Tal vez este acuerdo con el FMI venga con una sorpresa que haga prescindir de los swaps. Todo es una nebulosa. Lo cierto es que el financiamiento de 2019 quedará asegurado y alejará los fantasmas del default. Por eso el dólar, que había iniciado el día a $40 en bancos y casas de cambio, cerró a $38,88, setenta centavos por encima del día anterior. El “blue” subió 50 centavos a $38,50.

En la plaza mayorista, donde el Banco Central no tuvo participación, el monto de negocios fue muy bajo por la ausencia de exportadores. Se operaron USD 244 millones. El dólar “hoy” abrió a $39,15 y a las 11:45 comenzó a operarse a $39,50, pero después con la aparición de algunos vendedores cerró a $38,10 con tendencia compradora. El precio es 77 centavos superior al del lunes.

El impacto no fue más grande porque la mesa de dinero intervino en los distintos plazos de futuro cuando el dólar cotizó a $44,40 a fin de diciembre. El día anterior, estaba apenas por encima de $40. Con esta participación logró bajarlo a $42,60 pero con un detalle: en los 10 minutos finales, las posiciones de futuro subieron entre 10 y 20 centavos.

FUENTE: Infobae