Deportes

¡LOCO POR EL FÚTBOL! Tiene más de 450 pelotas en su casa y quiere más

Pablo González vive en Viña del Mar (Chile) y en una de las habitaciones de su casa tiene un tesoro sin precio: 450 pelotas de fútbol. Todo empezó cuando su pareja, en 2006, le regaló la Tango que se utilizó en el Mundial de Argentina 1978. Y hoy, doce años después, ya es uno de los coleccionistas más grandes del mundo.

Entre las joyas de su inigualable colección tiene las pelotas que se utilizaron en todas las finales de la Copa del Mundo, desde Uruguay 1930 hasta Rusia 2018. Además, cuenta en su poder con varias de Copa América, Eurocopa, Champions League, Libertadores, Sudamericana, ligas de todas partes del mundo y, entre otras cosas, muchas del fútbol argentino. “En Buenos Aires tengo un colega que me ayuda a conseguir cada año“, cuenta.

¡LOCO POR EL FÚTBOL! Tiene más de 450 pelotas en su casa y quiere más

Responder cuál es la favorita entre todas las que tiene en su casa no es fácil para Pablo. Por eso, ante esa consulta, duda: “Una es un minibalón de la final de Moscú en Rusia 2018, que es casi imposible de conseguir para los coleccionistas. Otra es la de la final de la Copa América Centenario 2015. Esta me costó muchísima conseguirla y fue posible gracias a un amigo que tengo en Estados Unidos. También tengo la Jabulani con certificado de la FIFA que se utilizó en el duelo Chile – España del Mundial de Sudáfrica 2010“.

La más antigua que tengo es una réplica de la final de Uruguay 1930, pero como original es la Adidas Chile Durlast que se utilizó en el Mundial de 1974. Es un balón poco conocido porque se utilizó en un par de partidos nada más como Alemania – Chile y la semifinal entre Holanda y Francia“, relata el hombre de 37 años, que trabaja en una compañía de transporte marítimo.

¡LOCO POR EL FÚTBOL! Tiene más de 450 pelotas en su casa y quiere más

¡LOCO POR EL FÚTBOL! Tiene más de 450 pelotas en su casa y quiere más

El mantenimiento no es algo sencillo para Pablo: “Cada cierto tiempo tengo que limpiar una por una por el polvo que juntan y las inflo con un minicompresor. Además tuve que hacer unas bases en la pared para que aguanten los temblores que sentimos en los últimos tiempos por los terremotos. Así no me se caen”. Encima, debió mudarse dos veces de lugar porque las habitaciones comenzaron a quedarle chicas. “Este cuarto lo amplié especialmente para que me entre toda la colección“, agrega.

El espacio se transformó en un problema que lo llevó a cambiar de planes, pero su hobbie no tendrá fin: “Siempre voy a seguir coleccionando, pero ahora tengo que hacerlo solo con las minis porque ya no tengo espacio para hacerlo con las de 5. Todo me llevó un un gran trabajo de búsquedas, compras e intercambios. Eso no es fácil de olvidar“.

¡LOCO POR EL FÚTBOL! Tiene más de 450 pelotas en su casa y quiere más

¡LOCO POR EL FÚTBOL! Tiene más de 450 pelotas en su casa y quiere más

FUENTE: TyC Sports