Mundo

Histórica resolución: la ONU reclama a Venezuela que acepte ayuda humanitaria

Con la presencia del embajador argentino Carlos Foradori, y del secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, Argentina logró junto a otros países reunidos en Ginebra que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobara su primera resolución en la historia sobre Venezuela. Argentina no es parte hoy del Consejo, pero sí candidata para el año que viene y se volvió sumamente activa en este espacio, sobre todo en lo que hace a la crisis en Venezuela.

La resolución aprobada este jueves “exhorta al régimen de Nicolás Maduro a que “acepte la asistencia humanitaria a fin de hacer frente a la escasez de alimentos, medicamentos y suministros médicos, el aumento de la malnutrición, especialmente entre los niños, y el brote de enfermedades que habían quedado erradicadas o bajo control en América del Sur“.

También “insta al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a cooperar” con la Oficina del Alto Comisionado y los mecanismos del Consejo de Derechos Humanos. Y solicita a la Alta Comisionada que prepare un “informe exhaustivo” por escrito sobre la situación de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela que será sometido al Consejo de Derechos Humanos en su 41° período de sesiones y al que seguirá un diálogo interactivo de mayor calado, y que presente oralmente al Consejo, en sus períodos de sesiones 40º y 42º, información actualizada sobre la situación de los derechos humanos.

La resolución pasó por 23 votos a favor, tuvo siete en contra y 17 abstenciones. A favor votaron, Afganistán, Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Chile, Corea, Croacia, Ecuador, Eslovaquia, Eslovenia, España, Georgia, Hungría, Islandia, Japón, México, Panamá, Perú,  Reino Unido,  Ruanda,  Suiza, Ucrania En contra Contra Pakistán, Burundi, DRC China, Cuba, Egipto Y Venezuela. Abstenciones côte d’Ivoire, Angola, Arabia Saudita, Etiopía, Irak, Kenia, Kirguistán, Mongolia, Nepal, Nigeria, Filipinas, Qatar, Túnez, Togo, EAU, Senegal, Sudáfrica.

Según se supo de la delegación argentina, siempre presente en el recito, Venezuela podría haber sometido a votación una moción de no acción para intentar mostrar que no estaba a favor ni en contra de algo. Pero al final no lo hizo  al saber que no lo iba a lograr que pasara por falta de votos como mostró el final de la votación de la resolución aprobada este jueves y que tuvo en cuenta lo siguiente:

Que cientos de miles de ciudadanos de la República Bolivariana de Venezuela, incluidos hombres, mujeres y niños, se ven obligados a abandonar el país, entre otras cosas, en razón de una crisis política, económica, social y humanitaria que afecta gravemente a sus derechos humanos“. Que acogió “con beneplácito el informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos titulado “Violaciones de los derechos * Estado no miembro del Consejo de Derechos Humanos“. En ese sentido habla de un “espiral descendente que no parece tener fin“. Y expresa su “más profunda preocupación por las graves violaciones de los derechos humanos en el contexto de una crisis política“.

El miércoles, Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú presentaron ante la Corte Penal Internacional una denuncia contra Venezuela por delitos de lesa humanidad que se habrían cometido durante el gobierno de Nicolás Maduro.

La denuncia está fundada en informes de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de un “Panel de Expertos” que fue designado por el secretario general de ese organismo, además de un informe de la Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH). Entre esos expertos que presentaron ante la corte de La Haya la denuncia se encuentra el argentino Santiago Canton, secretario de derechos humanos de la provincia de Buenos Aires, ex titular de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y recientemente nombrado miembro y presidente de la comisión de investigación sobre las protestas de 2018 en los territorios palestinos ocupados.

FUENTE: Clarín