Deportes

Atlético viaja a Porto Alegre con la ilusión intacta

Quizás el día de mañana sea parte de un paquete turístico. “Recorra las ciudades que visitó Atlético en su travesía internacional”, podría promocionarlo la agencia de viajes correspondiente. Es que con el que se iniciará hoy, a las 14.30 en el aeropuerto Benjamín Matienzo, el número de ciudades del exterior que habrá visitado el equipo ascenderá a 10, un número tan redondo como su paso por las copas Libertadores y Sudamericana.

También podría haber un recorrido más corto para los que no tengan el dinero o el tiempo suficiente para hacer todo el periplo pero no dejaría de ser algo bien “Decano”.

Ese paseo incluiría solo la ciudad de Medellín, la preferida del plantel y el cuerpo técnico en estos dos años de viajes inéditos para el club y muchos de sus jugadores.

¿Acaso es una despedida del continente? Nada más alejado. Atlético dará pelea en Brasil, donde ya jugó contra Palmeiras, intentará continuar viajando (pese a que de avanzar enfrentaría sí o sí a un equipo argentino: River o Independiente).

Además, está en los primeros puestos de la Superliga que clasifica a las copas internacionales del 2020, año en el que intentará retomar lo que empezó en febrero de 2017. Si es que no se consagra campeón de esta edición, descansará el año que viene pero está listo para seguir al siguiente.

Por lo pronto, antes de llegar a Porto Alegre, ya visitó Quito (para jugar contra El Nacional), Cartagena de Indias (Junior), Montevideo (Peñarol, en dos ocasiones), Cochabamba (Wilstermann), San Pablo (Palmeiras), Santa Cruz de la Sierra (Oriente Petrolero), La Paz (The Strongest), Asunción (Libertad) y Medellín (Atlético Nacional).

EQUIPO MILAGROSO. El “Decano” se entrenó en cancha de Envigado, el día previo a jugar contra Nacional y a meterse entre los ocho mejores equipos de América. Todos quedaron maravillados con Medellín.

“Medellín, la más linda lejos”, le dice Bruno Bianchi a LG Deportiva con una seguridad similar a la de varios de sus compañeros. “Medellín, hermoso hermoso”, repiten y coinciden en el calificativo Guillermo Acosta y Rodrigo Aliendro. “Medellín me gustó muchísimo”, agrega Gabriel Risso Patrón.

Ricardo Zielinski y Cristian Lucchetti son más secos pero también eligen lo mismo: “Medellín”, dicen sin dudar.

Andrés Lamas y Nery Leyes votan también por la ciudad colombiana pero hacen sus aclaraciones. “Yo llegué hace seis meses pero esa es la que me pareció más linda”, dice el defensor uruguayo que igualmente viajará por cuarta vez al exterior con el “Decano”.

La de Leyes es una salvedad aun más profunda. “La más linda me pareció Medellín pero de la que más me acuerdo es de Quito, por todo lo que significó para nosotros”, aclara el volante central en relación a la épica clasificación que lograron aún llegando tarde por problemas con el chárter.

Resultan interesantes sus palabras. El logro futbolístico influye mucho en los jugadores y el entrenador a la hora de elegir una ciudad. Si hasta podríamos decir que Quito es de las ciudades en las que menos horas estuvieron.

Medellín, además de su gente atenta, su eterna primavera como dice su seudónimo y sus montañas imponentes, significó la clasificación a cuartos de final. Un logró inolvidable

Pocos quizás se acuerden de la lluviosa y medianamente alta Cochabamba, donde cayeron con Wilstermann.

MUCHO VERDE. Los jugadores salen del hotel en Medellín y se dirigen al entrenamiento. La ciudad está encerrada por montañas y todo tipo de flores.

Muchos recuerdan en cambio a La Paz aunque -como Quito- hayan pasado apenas unas horas allí. El histórico triunfo a 3.800 metros de altura lo justifica. También recordarán a la calurosa Santa Cruz en pleno julio. “De los mejores hoteles que visitamos”, reconoció Lucchetti sobre una serie de cabañas al aire libre con una enorme pileta en el medio. El 3-2 a Oriente en la Sudamericana con las despedidas de Bianchi y Fernando Zampedri, también le dieron su toque.

A muchos les gusta Montevideo pero las dos veces que el equipo viajó, perdió.

Vale recordar que en enero de este año, el plantel viajó a Recife, también en Brasil, y aunque disfrutó de las playas en pleno verano, el motivo era un partido amistoso, que también perdería.

Brasil entonces quizás sea una cuenta pendiente. En el último viaje sufrió una derrota pero en este, esperan que con la hazaña, Porto Alegre sea la nueva ciudad favorita del “Decano”.

 

 

Fuente: La Gaceta