País

La presión fiscal de 2019 será récord durante la era Macri

El proyecto de Presupuesto que el Gobierno envió al Congreso tiene el objetivo de alcanzar el déficit fiscal primario cero el año que viene. Por el lado de los ingresos, la consecuencia será una suba de la presión impositiva en términos del PBI del 1% respecto del 2018, al pasar de 25,2% al 26,2%. Esto dejará como saldo, tomado todo el período de la gestión Cambiemos, una carga tributaria sobre la economía superior en 0,4p.p por encima de la registrada en 2015, cuando estaba en 25,8%, es decir que será la mayor en la administración actual.

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que realizó su análisis sobre la base de los datos contenidos en el proyecto de Presupuesto, en términos de estructura fiscal, “el 2019 implicará un cambio en la política que se verificaba desde el inicio del actual gobierno nacional, consistente en la reducción (muy gradual) de la presión fiscal”, que “subirá por primera vez bajo esta administración”.

Los impuestos ligados al comercio exterior serían los principales en explicar el avance de la presión tributaria nacional en 2019 respecto al año 2015. Tomados en conjunto, los derechos de importación y las retenciones serían 1,5 p.p. del PIB más elevados al concluir el cuatrienio. En cambio, los impuestos al trabajo “prácticamente mantienen su relevancia respecto al producto, mientras que los impuestos nacionales sobre las rentas y transacciones de bienes y servicios domésticos pierden casi 1 p.p. del PIB. En este último caso la caída más grande es la de ganancias, que es compensada por un incremento en el peso del IVA neto de reintegros y devoluciones”

Los impuestos al comercio exterior eran los que más habían bajado dentro de la estructura fiscal en la primeros dos años de Cambiemos, al bajar de 1,9% al 1,3% entre 2015 y 2017, pero volvieron a subir en 2018, con los primeros cambios en retenciones, al pasar al 2,1% del PBI y se elevarán al récord de 3,4% del PBI para el período de la actual administración. La performance más estable, en relación al PBI, la tuvieron los aportes y contribuciones a la seguridad social, que oscilaron en todos estos años en 6,7% y 6,5% del PBI, para culminar, si se cumplen los pronósticos y proyecciones del Presupuesto, en una baja de 0,1% p.p. en 2019, cuando queden en 6,6% del PBI.

El sube y baja

Detalla el IARAF: “El principal aporte al crecimiento de los recursos tributarios viene por el lado de un aumento en los recursos vinculados al comercio exterior. Ello es así dado que se ha propuesto un fuerte incremento en los ingresos provenientes de los derechos de exportación, que el año próximo más que duplicarán su valor real (+102,3% interanual) aportando el equivalente a 1,2% del PIB de crecimiento a los ingresos. El gobierno nacional modificó el código aduanero, estableciendo una alícuota máxima del 33% a todas las exportaciones nacionales, ya sean de bienes o servicios. Este es un impuesto no coparticipable por norma, aunque desde 2009 una parte del mismo se había atado a una transferencia automática a provincias (el Fondo Federal solidario distribuía el 30% de las retenciones cobradas exclusivamente al complejo sojero), la cual se eliminó en Agosto de 2018 con lo cual todo lo que recaude el impuesto queda en las arcas del gobierno federal. Adicionalmente, el IVA (neto de Reintegros y Devoluciones) en conjunto con los Derechos de Importación crecerían en términos reales un 0,4% y 9%, respectivamente, y aportarían 3 0,2 puntos porcentuales (p.p.) del PIB en 2019. Se prevén mejoras en la administración tributaria del IVA y se faculta a la AFIP a establecer regímenes de reintegro para consumidores finales destinados a fomentar comportamientos vinculados con la formalización de la economía y el cumplimiento tributario”.

Respecto del comercio exterior, la caída relativa en el resto de los impuestos nacionales responde a “la continuidad de la reforma tributaria sancionada a fines del año 2017”, explica el informe, que subraya que esa ley prevé modificaciones en 2 impuestos de especial envergadura: 1) las reducciones en las contribuciones patronales como fruto del aumento del mínimo no imponible y la convergencia a una alícuota efectiva más baja; que implicarían una caída del 2,8% para 2019 en términos reales (equivale a una caída del 0,1% del PIB); y 2) la reducción de la alícuota del impuesto a las ganancias, que explicaría la caída real del 7,3% esperada para 2019, aun cuando en el presupuesto se morigeran los efectos negativos esperados para el tributo ya que se posterga la ampliación del porcentaje del impuesto al cheque que se puede tomar a cuenta del mismo (se prorroga por un año el cronograma de incremento del porcentaje de pago a cuenta computable del impuesto a las ganancias, el cual debía pasar del 33%. Ambos tributos denotarían una baja equivalente al 0,4% del PIB con respecto al año 2018.

Como balance general, el IARAF sintetiza que “en conjunto, el total de impuestos sobre los bienes y servicios y actividades internas cedería 0,2p.p. del PIB en el año 2019 respecto a 2018; y los aportes y contribuciones a la seguridad social experimentarían una caída equivalente a 0,1p.p. del PIB. Por su parte, los impuestos ligados a las actividades comerciales con el exterior avanzarían 1,3p.p. en relación a 2018”.

FUENTE: Cronista