Actualidad

5 libros de Sábat para recordar su inmensa obra

Tenía 33 años cuando Sábat llegó a la Argentina. Montevideano, cruzó el Río de la Plata y empezó a trabajar para distintos medios: La Opinión, Primera Plana, Atlántida y más tarde Clarín. Desde aquel 1966 en que se instaló definitivamente en Buenos Aires no paró más. Y quizás sabía que los diarios y las revistas guardan esa lectura coyuntural y algo efímera, entonces también se dedicó a publicar libros. Muchísimos, cerca de 30 en total. Una obra inmensa.

Seré breve (1975)

Seré breve (1975)

Georgie dear (1999)

Georgie dear (1999)

La caricatura fue lo que mejor le salía. Tal vez sea porque lo llevaba en la sangre: su padre fue el dibujante, periodista y escritor Juan Carlos Sábat Pebet y su abuelo fue Hermenegildo Sábat Lleó, un pintor y caricaturista español que llegó desde chico a las tierras orientales de América Latina. Hoy es muy fácil reconocer cuándo un dibujo es de Sábat. Sus trazos arremolinados y desprolijamente certeros se han vuelto un sello inimitable. Se van a extrañar sus obras, aunque ella nunca se irán: estarán siempre entre nosotros.

El pájaro murió de risa (2007)

El pájaro murió de risa (2007)

26 libros publicó. La mayoría tenían un foco: caricaturizar a un personaje. Y hacerlo desde varios ángulos, varios colores, varias perspectivas. Así, el primero, en 1971, fue sobre Carlos Gardel y se tituló Al troesma con cariño. Otro reconocido fue El pájaro murió de risa (2007), sobre Charlie Parker. El tango y el jazz, sus pasiones. Pero también la literatura. Quizás el más conocido sea Georgie dear (1999), sobre Jorge Luis Borges. O Pesimista militante, publicado primero en Uruguay en 2009: una interpretación gráfica de Juan Carlos Onetti.

Que no se entere Piazzolla (2008)

Que no se entere Piazzolla (2008)

Pesimista militante (2009)

Pesimista militante (2009)

También se dio el lujo de lustrar un libro sobre el pintor Henri de Toulouse-Lautrec escrito por Julio Cortázar. Otros personajes a los que le dedicó un libro fue al jazzista Bix Beiderbecke, Aníbal Troilo y Fernando Pessoa.

Para conocer su obra temprana, Seré breve, publicado en 1975, que es una recopilación de sus mejores dibujos entre 1971 y 1975, parece ser el ideal. El último que publicó fue Que no se entere Piazzolla (2008) —de nuevo el tango— sobre Astor Piazzolla.

 

 

Fuente: Infobae

Etiquetas