Mundo

China denunció la incursión ilegal de un buque de guerra estadounidense

Pekín confirmó que la segunda ronda del diálogo sobre seguridad y diplomacia entre China y Estados Unidos fue aplazada a pedido de Washington, sin precisar cuándo se reanudará, en medio de la tensión creciente entre ambos gobiernos.

El destructor de misiles dirigidos MSS Decatur entró en aguas de islas y arrecifes chinos del Mar del Sur de China el 30 de septiembre”, afirmó el vocero del Ministerio de Defensa, Wu Qian, en un comunicado.

La nota fue divulgada luego de que el secretario (ministro) de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, cancelara ayer un viaje que tenía previsto realizar este mes a China para tratar asuntos de seguridad, debido a la creciente tensión entre ambos gobiernos, revelaron fuentes del Pentágono citadas por la agencia EFE.

Fuentes oficiales estadounidenses citadas por la televisora CNN explicaron que la decisión de suspender el viaje se debió a la escalada de tensión entre ambos países registrada en los últimos meses debido a varios temas, entre ellos la llamada guerra comercial.

La suspensión de esas conversaciones fue ratificada por el vocero de la cancillería china, Hua Chunying, en un comunicado en el que afirmó que “Estados Unidos recientemente propuso aplazar el diálogo” aunque confió en que ambos países “continuarán con su comunicación” para reanudarlo.

Según el Ministerio de Defensa, una embarcación de la Marina de China identificó al destructor estadounidense, realizó el proceso de identificación que exige la ley y le advirtió que debía abandonar esas aguas, señaló el gobierno chino.

Estados Unidos envió buques de guerra a aguas cercanas a las islas y arrecifes chinos del Mar del Sur de China una y otra vez, lo que supone una grave amenaza para la soberanía y la seguridad de China, dañando de forma severa las relaciones entre los dos Ejércitos y minando significativamente la paz y estabilidad regional”, indicó Wu en el comunicado.

El vocero reiteró la oposición de las Fuerzas Armadas locales a esas acciones y remarcó que China “respeta y salvaguarda la libertad de navegar y sobrevolar el Mar del Sur de China de acuerdo a la ley internacional”, pero al mismo tiempo “se opone firmemente a la provocación ilegal en nombre de esa libertad de navegación”.

El funcionario agregó que el Ejército chino cumplirá con su deber en defensa y continuará tomando las medidas necesarias para proteger su soberanía y seguridad.

China tiene soberanía indiscutible sobre las islas del Mar del Sur de China y sus aguas adyacentes; actualmente, con los esfuerzos conjuntos de China y los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, la situación en el Mar del Sur de China se encamina hacia la dirección positiva y estable”, sostuvo, en alusión a las disputas por la soberanía de esos territorios.

China mantiene controversias con sus vecinos por la soberanía de islas del Mar de China Meridional, como las Spratly o las Paracel y también se enfrenta a Japón por el archipiélago Senkaku (Diaoyu en chino), administrado por Tokio pero reclamado por el gigante asiático.

FUENTE: Télam