Sociedad

Bancos, luminarias y juegos los blancos predilectos de vándalos

La Ciudad gasta $250 mil mensuales para reparar los daños que dejan en los espacios públicos. Mirá el “top five” de los blancos predilectos de los vándalos.

Un triste top five refleja cuáles son los blancos preferidos de los vándalos tucumanos en los espacios verdes de la ciudad, según datos de la Municipalidad capitalina. En el primer puesto está el mobiliario urbano. Se trata de bancos y merenderos ubicados en caminerías internas y externas, que por más que sean de hormigón terminan desmembrados, desgastados hasta terminar como el ancho de una hoja de papel. Luego, siguen las luminarias que en muchos casos son destruidas con hondas y piedras, a la vieja usanza. En los siguientes puestos están los juegos infantiles, las pistas de salud y los cestos de basura. ¿Cómo se frena esto?

El vandalismo en los espacios públicos no es un tema nuevo, sin embargo a los funcionarios municipales les llama la atención las nuevas “formas” para atentar contra lo ajeno. Por ejemplo, Carlos Arnedo, secretario de Servicios Públicos, contó que todos los días se encuentra el parque 9 de Julio con los cestos de basura dados vuelta y con los desechos desparramados debajo de ellos. “Pareciera como que una persona o un grupo se dedica a esto”, especuló. Agregó que le sorprende cómo destrozan los bancos de hormigón, algo que sucedió hace pocos días en la plaza del barrio Don Bosco y en las platabandas de Adolfo de la Vega y Amador Lucero al 100. O la nueva técnica para romper los cestos de basura: con patadas con la planta de los pies quiebran el plástico. Así lo hicieron en la plaza de Villa Luján.

“Los fines de semana se agudiza el tema de la vandalización de espacios verdes. Por ejemplo, este fin de semana usaron de baño la plaza Eva Perón. Allí también grafitearon el monumento, dispersaron basura y apedrearon luminarias. En el parque 9 de Julio destrozaron los baños y se robaron grifería, entre otras cosas. Ya se habían llevado los sanitarios. El lago vive lleno de pañales sucios y todo tipo de desechos”, enumeró Arnedo.

Para el funcionario, que reconoce que a diario reponen, limpian y arreglan todo tipo de cosas en las plazas y plazoletas (son unas 317 en toda la ciudad), los vándalos son jóvenes de entre 15 a 18 años, que cuando salen de la escuela o del colegio pasan un tiempo prolongado en los espacios verdes los días de la semana. Pero también -detalló Arnedo- personas de todas las edades, los fines de semana, sólo van a esos lugares a romper y no a disfrutar, a descansar o a permanecer en familia en los espacios públicos.

¿Y la solución?

La Municipalidad ya había anunciado que los “placeros”, que los vecinos tanto añoran, han quedado anacrónicos a la situación actual: el vandalismo y la violencia se hacen cada vez más estridentes. Entonces, como principal medida lanzarán próximamente la guardia urbana. Se trata de una de las promesas de campaña del intendente Germán Alfaro: empleados municipales circularán en unas 25 camionetas oficiales ploteadas (para ser identificadas). El objetivo de esta guardia sería “disuadir” el vandalismo y la inseguridad.

“La guardia urbana tenderá a mitigar las acciones vandálicas. Tampoco creemos que esto será la solución. Porque la guardia urbana es un disipador, no es un formador, no transmitirá educación ni formación cívica, que es lo que necesita la sociedad por completo”, analizó el secretario de Gobierno Municipal, Walter Berarducci, cuando se le preguntó con qué herramientas se armará el municipio para tratar de mitigar el vandalismo.

Luego se centró en un caso para tratar de explicar, según su criterio, qué sucede con la sociedad: “hoy a la mañana (por ayer) un sector del parque 9 de Julio, frente a los hoteles, fue usado como un enorme estacionamiento de automóviles. Inmediatamente mandamos al lugar inspectores de Tránsito que labraron unas 184 actas de infracción. Esos vehículos estaban allí porque sus conductores participaban del Foro Climático Internacional, organizado por los Ministerios de Salud, de Educación y de Producción de la Provincia, que se desarrolla en uno de los hoteles de la avenida Soldati”.

En las fotos enviadas por el municipio se ven numerosos autos estacionados en las calles internas del enorme paseo, pero también en espacios donde generalmente se juegan partidos de fútbol los fines de semana. “Esto demuestra que no se trata sólo de un sector de la población. Quienes participan del foro son también docentes, formadores de nuestra sociedad. Entonces, ¿qué nos queda? Tenemos que adquirir, como conjunto, conocimientos y una educación cívica real, de fondo, recuperar el real civismo, si no lo perderemos todo”, opinó el funcionario.

 Definiciones: El uso indebido también es vandalismo
El verbo vandalizar no se refiere solamente a hechos como romper un banco de la plaza, destruir un foco o robarse una tapa de bocatormenta. Incluye eso y acciones como estacionar autos en el parque. El diccionario de la Real Académica Española lo define claramente: significa “maltratar o destruir una instalación o un bien público”.

Fuente La Gaceta