Policiales

Barras de San Martín a los tiros en un cortejo fúnebre

Los cortejos fúnebres tumberos, modalidad que viene ocurriendo en la provincia desde hace tiempo y que preocupa a las autoridades, sumó un nuevo episodio. Ayer, con música habitual que se escucha en las canchas de fútbol y con varios tiros al aire, Miguel Ángel Ortiz, el hombre de 32 años que fue asesinado en el barrio San Roque, fue despedido por sus amigos, entre ellos algunos integrantes de “La banda del camión“, una de las barrabravas que tiene el club San Martín.

El acompañamiento fúnebre fue filmado por varias personas y las imágenes luego se viralizaron en las redes sociales. En ellas se puede ver a un grupo de simpatizantes del “Santo” con paraguas, trompetas y camisetas del club dándole el último adiós a Ortiz. Además se observa a distintos hombres haciendo tiros al aire con diferentes pistolas.

Son fenómenos que hoy resultan inexplicables; son como un efecto contagio: ocurren en un lugar y los imitan. Estas personas están al margen de la ley“,  dijo en su momento el fiscal Washington Navarro Dávila sobre estos cortejos fúnebres.

En menos de una semana murieron nueve personas que se vieron involucradas en diferentes hechos de violencia en Tucumán.

El caso Ortiz

La Policía busca intensamente a Agustín Toledo, quien está señalado como el responsable del homicidio de Miguel Ángel Ortiz y de que el primo de este, Franco Ortiz, se encuentre en estado desesperante en el Centro de Salud.

El ataque se produjo en el barrio San Roque como consecuencia de un antiguo enfrentamiento entre ambas familias. Tras los disparos, familiares de las víctimas habrían decidido hacer justicia por mano propia y les prendieron fuego a tres viviendas de los Toledo.

Fuentes policiales confirmaron que el victimario atacó a los Ortiz cuando estos pasaron por el frente de su casa. Franco recibió al menos tres disparos y su primo salió corriendo, pero el homicida lo persiguió hasta alcanzarlo y lo ejecutó a sangre fría.

FUENTE: La Gaceta