Sociedad

Piden que vuelva a erigirse la fachada del ex cine Parravicini

A poco más de cuatro meses del derrumbe del ex cine Parravicini, en pleno centro tucumano, un grupo de concejales propone que la fachada del edificio, que estaba pronto a cumplir 100 años, sea reconstruida.

“El Parravicini era un edificio declarado de valor cultural y arquitectónico por el municipio y hoy no está por la impericia de una persona. No podemos permitir que suceda esto, el patrimonio arquitectónico se debe preservar”, justificó el tenor de la ordenanza el concejal peronista José María Franco.

La noche del 23 de mayo, alrededor de las 20, el frente del edificio de 24 de septiembre 568 se desmoronó. Los caída de escombros de la edificación mató a tres vecinos: María Cristina Sosa y Miguel Morandini (eran madre e hijo) y Víctor Hugo Aranda.

“Por lo menos hay que preservar la fachada. Si dejamos esto así como está, el día de mañana en cualquier casa declarada de interés arquitectónico habrá algún descuidado que hará que se derrumbe y bueno… no existirá el patrimonio de la ciudad”, continuó Franco.

La iniciativa, que ingresó en Mesa de Entradas del Concejo el 12 de septiembre, establece que el Municipio no puede conceder un permiso de obra a cualquier proyecto a menos que se “se reconstruya la fachada en su forma original con el debido retranqueo”. El texto lleva las firmas de Franco (autor del proyecto), de Juan Luis PérezDavid MizrahiMaría Belén Cruzado SánchezDante Loza (PJ) y Eduardo Verón Guerra (FR).

Pérez, presidente de la comisión de Obras Públicas, explicó que el proyecto todavía no fue tratado. “Después de tanta proclama que se ha hecho por la conservación de los inmuebles históricos, y ya que la Municipalidad ha determinado que se voltee (por el derrumbe de la construcción que permanecía en pie), solicitamos que en memoria de la edificación y por cuyo derrumbe fallecieron tres personas de modo trágico, se preserve el frente en la obra que se esté por realizar”, sentó posición el peronista. Pérez aseguró que reiteraron el pedido de informes al Municipio para conocer los resultados de las pericias y documentación de la obra (el pedido original había sido elevado en mayo).

Desde la Municipalidad, rechazaron la propuesta. “Como primera aproximación la ordenanza implicaría una restricción al dominio por la exigencia de un estilo de fachada. Toda restricción implica la indemnización al titular del inmueble porque el Estado debe respetar la propiedad privada”, consideró Walter Berarducci, secretario de Gobierno municipal.

Rechazo de especialistas

La arquitecta Ana Chiarello, directora del Instituto de Historia y Patrimonio de la facultad de Arquitectura de la UNT, tildó el proyecto como “absurdo”. “Reconstruir un edificio del que no queda absolutamente nada sería hacer un ‘falso histórico’. No está bien considerado desde el punto de vista patrimonial porque lo que se perdió ya se perdió, es irrecuperable. Lo más parecido que tiene Tucumán en este aspecto es la reconstrucción de la Casa Histórica, porque se hizo hace más de 70 años por la importancia histórica del edificio. En la actualidad se cambió el criterio”, consideró Chiarello.

En la misma línea opinó Gabriela Lo Giúdice, profesora de Patrimonio Turístico Universal en la UNSTA y representante de esa universidad en la Comisión del Patrimonio Cultural de Tucumán. “Hemos luchado contra este concepto, que es el ‘fachadismo’. Es una careta, cuando se habla de preservación se habla de conservar una entidad que representa un periodo o tiene un valor simbólico. Conservar sólo la fachada es erróneo. Si quieren recordarlo, hay que poner un cartel con la historia. El mejor ejemplo es lo que se hizo con la ex radio LV 12, ilustra lo que no se debe hacer. Es como ponerse una careta del carnaval de Venecia”, consideró.

 

 

Fuente: La Gaceta