Policiales

Los robos de motos sobrepasaron la Ciudad y se extienden al Gran San Miguel de Tucumán

Se roban 9 motos por día. Los ataques se han registrado con mayor frecuencia en El Manantial, Los Aguirre, El Colmenar, San Andrés, La Aguadita y Tafí Viejo.

“Los robos de motos se dan en la capital con menor frecuencia. Es más peligroso para ellos cometer un arrebato en el centro porque hay más riesgo de que los atrapen”, afirmó Francisco Picón. El subjefe de la Policía aseguró que estos hechos sobrepasaron los límites de San Miguel de Tucumán y se instalaron en los municipios de la zona metropolitana, dentro del mapa del delito de la provincia.

“Se desarman y se venden las motos por autopartes. Actúan también en el interior porque hay menos controles. Incluso, las ofrecen en cuotas semanales a los jornaleros, con la promesa de entregarles luego los papeles”, manifestó el oficial.

En su informe ante la Legislatura, el ministro de Seguridad, Claudio Maley, reconoció que se ha denunciado el robo de nueve motos por día en la provincia, es decir, un promedio de 270 por mes. En la Policía, por su parte, señalaron que en el Gran San Miguel, los ataques se han registrado con mayor frecuencia en El Manantial, Los Aguirre, El Colmenar, San Andrés, La Aguadita y Tafí Viejo.

“Noto que en algunos casos actúan menores muy violentos que están bajo los efectos de la droga y les imprimen a los robos una violencia innecesaria”, expresó Picón.

Algunos fiscales de Instrucción han pedido la aprehensión de personas que circulan en rodados que tienen pedido de secuestro por un robo producido en el último año. Los acusaron de encubrimiento, que es un delito excarcelable, por lo que pudieron haber estado tras las rejas hasta un máximo 10 días.

Los funcionarios judiciales, ahora, se están encontrando con un nuevo problema: la gente dejó de denunciar los robos de motos; por ende, cuando la Policía controla en un operativo se da cuenta de que los rodados no tienen pedido de secuestro y el caso termina en un mero secuestro por infracción (transitar sin papeles).

Efecto

Como una consecuencia de los hechos delictivos, las concesionarias de motos del mercado tucumano han observado en los últimos tiempos que, de cada 10 clientes que concretaron una compra, entre cinco y seis fueron “reincidentes”. Se trata de personas que fueron víctimas de un robo y adquirieron por segunda vez un motovehículo.

“La persona que trabaja en la calle y había sufrido un robo, invierte en una moto más económica, de segunda marca”, explicó Silvio Molina, gerente de sucursal central de la empresa Yuhmak.

“Las personas te comentan que en lugar de comprar una de las motos más vendidas, como una Yamaha u Honda, prefieren adquirir multimarcas, que tienen precios menores. Te dicen: ‘para qué voy a comprar una de primera línea si me van a robar de vuelta’”, comentó un representante comercial de la empresa Plaza Motos.

“No hay organización”

“Muchas veces, estos grupos sorprenden a las víctimas en lugares descampados porque así tienen mayor oportunidad de lograr su cometido. Aprovechan la soledad y actúan, sobre todo, en la noche y la madrugada”, dijo el subjefe de la fuerza de Seguridad. Ante ese escenario, recomendó que “los motociclistas deben tener precaución y tratar de no circular en horarios y lugares desolados”.

“Los grupos salen al voleo. No los llamaría bandas; son delincuentes que se juntan esporádicamente. Eso hace que las investigaciones sean difíciles. A veces ni se conocen (…) La teoría es que no hay bandas organizadas, pero sí muchos oportunistas. El panorama se complica porque muchas víctimas no hacen la denuncia y, por ende, no hay pedido de secuestro. Debido a esto, no les pueden imputar el encubrimiento”, finalizó.

Fuente La Gaceta

Etiquetas