Mundo

Bolsonaro reiteró sus promesas de ajuste estatal y denunció una “campaña del terror” en su contra

“No es una dificultad”, afirmó este lunes Jair Bolsonaro sobre la posibilidad de debatir con Fernando Haddad, su rival en el ballotage que definirá al próximo presidente de Brasil, aunque aclaró que dependerá de su estado de salud, todavía convaleciente tras la puñalada sufrida hace un mes.

El candidato ultraderechista, en declaraciones a la radio Jovem Pan, expresó: “Creo que puedo participar, me estoy sintiendo bien“. De todas formas, añadió que estuvo “20 días alienado del mundo”, en referencia al período en el que estuvo internado en el hospital, y que esperará a la opinión de los médicos del hospital Albert Einstein para definir sus próximos pasos, a tres semanas de la segunda vuelta.

Al final de cuentas, debatir con el PT (Partido de los Trabajadores), no es una dificultad. Lo que el PT ha hecho en 13 años, creo que está vivo en la memoria de todo el mundo. No queremos eso de regreso. Yo represento, con quien esté de mi lado, a una oposición“, sostuvo.

Fernando Haddad y Jair Bolsonaro

Fernando Haddad y Jair Bolsonaro

El candidato del PSL estuvo ausente en varios debates televisados, aún cuando ya había recibido el alta médica. El silencio mediático no perjudicó su desempeño en las encuestas: por el contrario, siguió creciendo y estuvo a solo cuatro puntos de alcanzar la victoria.

Además, el líder conservador también acusó en la entrevista a su rival de impulsar una campaña del miedo en su contra. “Haddad llevó el terror para el Nordeste, diciendo que yo acabaría (con Bolsa Familia)“, reclamó, en referencia a un conocido programa de asistencia social. Según comentó, “sería inhumano” cortar con esta política de transferencia monetaria, pese a que se ha mostrado a favor de un fuerte achicamiento del Estado, con recortes del gasto público.

Con respecto a su campaña, afirmó que ya está en conversaciones con otros partidos con miras a un posible respaldo, sin ofrecer nombres concretos. También, aclaró que no cambiará su mensaje para hablar de “paz y amor”, ante las consultas por su elevado tono de violencia. Según consideró, las mujeres (sector donde tiene mayor rechazo) lo apoyarán por “defender la vida de sus hijos”.

En su cuenta de Twitter, el candidato destacó la reacción positiva de los mercados y reiteró sus promesas económicas: la reducción del número de ministerios, privatizar empresas estatales y “combatir los fraudes” en Bolsa Familia, así como un proceso de descentralización del poder gubernamental. “¡La política al servicio del brasileño!”, expresó.

 

 

Fuente: Infobae