País

Salta: alerta por aumento en el índice de embarazos entre los 10 y los 14 años

Si bien la tasa de maternidad adolescente en general bajó, hubo una suba en la franja etaria que está por debajo de los 15 años.

Si bien el embarazo de adolescentes de hasta 19 años registró una baja en los últimos años, aumentaron los casos en la franja específica, que va de los 10 a los 14 años.

En 2015 se registraron 181 embarazos de niñas y preadolescentes de 10 a 14 años y en 2016 fueron 190, según estadísticas del Ministerio de Salud de la Provincia de Salta.

La tasa general de embarazo adolescente, en tanto, ha descendido. En 2014, el 21% de los nacidos vivos en la provincia eran hijos de madres adolescentes, en 2015 fue el 18,8% y en 2016, el 18,7%.

“Si bien los indicadores siguen siendo altos, vienen en descenso. La disminución es real. Son valores que venimos observando y vigilando. Estos datos no se dan por casualidad, sino que responden a un trabajo muy intenso que se viene haciendo. Hay un resultado positivo de la labor y hay que intensificar más todavía. No lo hacemos en soledad. Nos acompaña Unicef. El objetivo es facilitar la accesibilidad al sistema de salud sexual integral al adolescente y que tengan la posibilidad de acudir al centro de salud o al hospital cercano“, manifestó  la subsecretaria de Medicina Social, Marisa Álvarez.

Sobre los embarazos adolescentes, dijo que muchas veces aparecen vinculados con la pobreza, la exclusión y la violencia sexual.

“Hay varios factores que influyen. En nuestra población tiene que ver el hecho de que en algunas regiones, desde el punto de vista cultural, los embarazos son buscados en ciertas etnias, en niñas menores de 15 años. Es fundamental investigar las situaciones de abuso sexual“, sostuvo.

“No tenemos aún los datos oficiales del 2017 porque están siendo procesados y se publicarán en abril”, explicó la funcionaria.

“Comenzamos este 2018 con el proyecto ENIA para la reducción del embarazo no intencional adolescente. Lo trabajamos junto con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el Ministerio de Educación. Este proyecto busca darles a los adolescentes la oportunidad de acceder a la planificación familiar. Para mejorar esta instancia surgieron consejerías escolares. La educación sexual integral es clave “, sostuvo Álvarez.

Las consejerías escolares son dispositivos que funcionarán en colegios secundarios de capital y el interior, en las que profesionales especialistas en salud sexual y reproductiva ofrecen contención, a la vez que informan a los estudiantes sobre cuestiones vinculadas con la salud integral y les acercan las herramientas que existen en el sistema sanitario para dar respuesta a las demandas específicas del sector.

“Inicialmente se trabaja en dos áreas operativas, Orán y la capital salteña, en función de que son las ciudades más grandes de la provincia y por ende tienen mayor cantidad de población. Entonces, el impacto se mide por la llegada a los habitantes”, explicó la subsecretaria de Medicina Social.

La accesibilidad al sistema de salud es un pilar fundamental. Por eso el proyecto se enfoca en posibilitar, mejorar, intensificar ese acceso, según el caso. Los chicos tienen que acudir a los centros asistenciales para buscar salud anticonceptiva, encontrar consejería y siempre en el marco de intimidad y respecto a su voluntad”, recalcó.

El rol de los trabajadores de la salud es otro pilar fundamental. “Hay que sensibilizar al equipo de salud, no tan solo a los médicos, sino a todos los demás agentes”, finalizó.

Fuente: El Tribuno