País

Escándalo en la Corte: Rosenkrantz y Lorenzetti se pelean por escrito

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkranz, ingresando al Palacio de Tribunales. Fotos Alfredo Martinez.

El ministro de la Corte Ricardo Lorenzetti cuestionó este martes con dureza una resolución que promovió el nuevo titular del Alto Tribunal, Carlos Rosenkrantz.

En ella dispone hacerse cargo del Centro de Información Judicial (CIJ) donde acusa a su antecesor de haber dejado “acéfala y sin personal suficiente” el área de comunicación.

“En el día de la fecha me ha sorprendido su resolución número 3018 que ha publicado con ribetes de escándalo, algo que nunca ha sucedido en los últimos años y propio de épocas que hemos querido superar”, expresó Lorenzetti en una carta dirigida a Rosenkrantz.

Mediocridad

Tras aclarar que lamenta “muchísimo semejante mediocridad”, Lorenzetti argumentó que “estando en juego el prestigio de la institución, me veo obligado a contestar”.

Luego, el ex titular de la Corte acusó a Rosenkrantz de apersonarse en el despacho de la Secretaria de Comunicaciones “efectuando expresiones que contrarían las directivas de la política de Estado en materia comunicacional, proponiendo una suerte de privatización del Centro de Información Judicial (CIJ)”.

Incluso, señala que de parte del actual presidente del Máximo Tribunal “hubo expresiones que se apartan notoriamente de los criterios de respeto que se le deben a un Secretario de Corte (que tiene el rango de un juez de Cámara), de la política de género y protección de la mujer que la propia Corte lleva adelante, y de la independencia que se le debe a un periodista profesional”.

Según Lorenzetti, ese episodio obligó a que “con el ánimo de mantener su dignidad profesional y para no obstaculizar, la secretaria de Comunicaciones pidiera su traslado”.

Pedido

En ese contexto, “hubo un pedido escrito suyo para entregar toda la documentación de la Secretaría a una persona designada por locación de servicios por treinta días, que pertenece a una consultora privada”.

“El clima de tensión, de temor, de amenazas telefónicas, de falta de respeto de los derechos del trabajador y de la persona humana, así como de los procedimientos internos de la Corte, fue lo que generó la paralización momentánea”, cuestionó Lorenzetti a Rosenkrantz.

Hace casi un mes, el 11 de septiembre, el mundo judicial se vio convulsionado por un sorpresivo cambio en la conducción del Máximo Tribunal. Rosenkrantz por Lorenzetti.

Por una cuestión obvia de jerarquías, se sabía que el nuevo presidente se haría cargo del portal de noticias de la Corte, el CIJ. Pero el traspaso resultó de modo poco amigable.

Cambios

El sitio era manejado hasta el recambio por María Bourdin, una de las personas más cercanas a Lorenzetti y quien pasó a trabajar en la vocalía del juez desplazado. Bourdin era secretaria de Comunicación y Gobierno Abierto.

Eso ocurrió el 27 de septiembre, poco antes del cambio de presidencia. Ese mismo día, también se dispuso la transferencia de Pablo Méndez, subdirector general de Comunicación a la vocalía de Lorenzetti.

Y luego vino el cambio mayor: “Por medio de las resoluciones 2974 y 2979, el 27 de septiembre también se dispuso la transferencia de otros 10 agentes de la Secretaría de Comunicación a otras dependencias de esta Corte Suprema, con lo que la dotación de dicha Secretaría se redujo de 18 funcionarios y empleados a 6 empleados”.

Por esta situación, “la Secretaría de Comunicación ha quedado acéfala y sin personal suficiente para cubrir las importantes competencias que le atribuye a dicha Secretaría la Acordada 42/2015. Tal acefalía ha hecho imposible el funcionamiento de la Secretaría en cuestión y pone en riesgo la continuidad operativa del Centro de Información Judicial”.

 

FUENTE: Clarín