Política

Sólo la Justicia puede inhibir a una persona con antecedentes a conducir

Las exigencias para sacar el carnet de manejo en la ciudad generan mucho malestar en conductores. La constitucionalista Carmen Fontán asegura que, no otorgar la licencia a alguien con antecedentes, desvirtúa la presunción de inocencia.

“Hace 50 años que tengo carnet de manejo y ahora, para renovarlo, me piden certificado de buena conducta. Otro trámite para hacer, a mí que me dan el carnet por un año no más, por mi edad. En mi caso fue rápido porque en la Policía uno de los chicos fue mi alumno y me hizo la gauchada. No sé si me parece mal o bien… no sé si con esto van a parar la delincuencia”. Así se expresaba una maestra jubilada, mientras esperaba ayer su turno para hacer el trámite para obtener la Licencia de Conducir en la Dirección de Tránsito capitalina. No quiso dar su nombre, quizás por cierto prurito luego de develar que a ella le hicieron “gancho” para cumplir ese requisito que, desde el viernes pasado, se les exige a todos los vecinos de la capital que quieran obtener su carnet de manejo.

Ramiro Vázquez nadie le hizo el favor de apurarle el Certificado de Antecedentes Personales, o de buena conducta como se lo conoce habitualmente. A las 6 de la mañana del lunes fue a la Jefatura de Policía (Italia al 2.600) a iniciar el trámite y ahí se enteró de que debía presentar el acta de nacimiento actualizada. Ayer, finalmente, pudo salir de la oficina policial con el papel. “Vas a la mañana temprano, sacás turno, presentás los papeles y buscás el certificado al mediodía. No es complicado”, relató e, munido de paciencia porque el sistema informático de la Licencia Nacional de Conducir estaba caído en todo el país.

Al igual que Ramiro, Carlos Lizárraga y Nicolás López, todos a la espera de su carnet de manejo, opinan que la exigencia municipal es una buena medida, una manera de prevenir la delincuencia, y no les molesta agregar un trámite en la lista para obtener el permiso de conducir. Del otro lado de la vereda otros, como Juan Pacheco, consideran que no tiene ningún sentido. “Los delincuentes no necesitan carnet de manejo para salir a robar. Me parece una estupidez, un trámite más y quizás hasta un negocio con la Policía: son $ 50 por cada certificado… echá pluma a la cantidad de carnets que se hacen por día”, reclama el joven en la sala de espera de Tránsito.

Contra los motoarrebatadores

Para las autoridades municipales, se trata de una buena medida y de un requisito justo. En abril de este año comenzaron a pedir el Certificado de Antecendentes Personales a quienes quisieran sacar o renovar el carnet para conducir motocicletas, considerando que en ese vehículo -principalmente los de baja cilindrada- se producen buena parte de los arrebatos y asaltos en la vía pública. Ahora decidieron hacerlo extensivo a todos los vehículos, incluyendo la maquinaria agrícola.

“Tucumán está en una situación particular y delicada con la delincuencia, con la cantidad de robos, hechos de violencia y homicidios que se producen. Esta es una manera de contribuir con la seguridad de la ciudad. Además, nos parecía estigmatizante exigirles el certificado sólo a los motociclistas, por eso ahora se los pedimos a todos”, justifica Enrique Romero, subsecretario de Tránsito y Transporte municipal.

El funcionario se ampara en números que considera favorables: desde abril a la fecha hubo una merma del 52% en la cantidad de solicitudes de carnet de conducir para motos, comparado con el mismo período del año pasado. “De ese 52%, el 38% corresponde a licencias para motos de baja cilindrada, de menos de 110 CC, que son las que más participan de hechos delictivos. Con eso, se echa por tierra la idea de que el delincuente no necesita carnet de manejo. Al contrario, claro que lo necesitan para pasar los controles con tranquilidad”, razona Romero.

Robos agravados, arrebatos, amenazas y abuso sexual son algunos de los antecedentes que se leen en los certificados de buena conducta y que encienden la alarma de los empleados de Tránsito. En algunos casos piden informes psicológicos profundos de los que participa la Facultad de Psicología y, en otros, se rechaza de plano el pedido de licencia de conducir.

“Tenemos casos de robos reiterados, con la causa sin elevar a juicio y la persona está libre. Estamos ante un delincuente. Por ejemplo, un consumidor de droga, detenido por la Policía Federal y que reconoce que no ha dejado de consumir… lo tengo que mandar a hacer un informe psicológico. Porque ese también es una bomba de tiempo. Puede cometer un asalto o una violación, etcétera. Un abusador puede atacar a cualquier transeúnte. Casos de amenazas de muerte, asalto en banda, resistencia a la autoridad… y sin embargo están libres. Con esto contribuimos a que el hombre no va a poder pasar un control, que va a limitar su circulación, que va a empezar a ser clandestino también en la circulación. Por más que a muchos no les guste, estamos tratando de proteger al ciudadano, estamos contribuyendo al esquema de seguridad”, concluye Romero.


“Se desvirtúa la presunción de inocencia”, cuestiona una abogada

La Ley de Tránsito (24.449) prevé que para obtener la licencia de conducir clase D (profesional) deben presentarse certificados de antecedentes personales y de reincidencia, y el carnet puede ser denegado en determinados casos. Ese requisito es el que ahora extendió la Municipalidad capitalina a las categorías particulares.“Es necesario separar este tema en dos andariveles: por un lado, las licencias de conducir profesionales y, por el otro, las particulares. En el primer caso (conductores de ómnibus, taxis, transportes escolares) es razonable que se pidan los antecedentes. Pero en el caso de los particulares, suena irrazonable, a menos que la Justicia haya inhibido a esa persona para conducir”, opinó ayer Carmen Fontán, abogada constitucionalista, a cargo de la cátedra de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UNT.

“Inhibiendo a una persona de conducir porque tenga una causa se está sustituyendo el ámbito propio del Poder Judicial, y se desvirtúa la presunción de inocencia. Los antecedentes en el Certificado de Antecedentes Personales pueden aparecer apenas se inicia la causa y mucho antes de haber una condena. Es decir, con una denuncia ya pueden aparecer antecedentes en los registros y eso no debería impedir que alguien pueda manejar un vehículo. Entiendo que en el caso de los profesionales haya mayores exigencias, pero no es lo mismo que en los particulares”, concluyó.

Fuente La Gaceta