País

La obsecena fortuna que acumuló el ex líder de la Uocra “Pata” Medina

Juan Pablo “Pata” Medina, el ex capo de la UOCRA seccional La Plata detenido en el Penal Federal de Ezeiza, no recibirá buenas noticias por parte de sus abogados.

Los letrados intentan defenderlo no sólo de los cargos por intimidación pública y asociación ilícita, sino también por lavado de dinero.

Sucede que los investigadores judiciales y peritos de la Prefectura Naval Argentina (PNA) que van tras la ruta de su patrimonio ya estimaron que, entre sus propiedades inmuebles y las de la empresa Abril Catering, su fortuna asciende, como mínimo, a 11.386.666 dólares.

Es decir 303.644.444 pesos al cambio actual.

Efectivo

Si a esta cifra, exorbitante para cualquier representante de los trabajadores que viva solo de su honrado salario, se le suma el dinero en efectivo secuestrado a lo largo de los 23 allanamientos y el dinero inmovilizado por orden judicial que había en las cinco cuentas bancarias a su nombre, el de su mujer y sus hijos, el patrimonio de la asociación ilícita encabezada por  el “Pata” Medina asciende a 11.944.470 dólares, o 324.562.094 pesos.

El lector sabrá disculpar la abrumadora cantidad de cifras volcadas en esta nota pero es la única forma de tomar dimensión del volumen de dinero que, según la Justicia, manejaba de manera ilegal la familia del “Pata” y sus presuntos testaferros.

Entre ellos, Juan Horacio Homs, el titular de la firma Abril Catering. Según las sospechas de Luis Antonio Armella, titular del Juzgado Federal de Primera Instancia de Quilmes, Homs era el hombre de paja de Medina.

Como consta en las acreditaciones que obran en el expediente, el “Clan Medina”, en solo cinco años, realizó transacciones bancarias, por unos 180 millones de pesos.

Compras

A través de ellas se adquirieron viviendas, autos de lujo, objetos suntuarios, vinos y champagne de exclusivas bodegas que lo alejan de ese intento por mostrase tan diferente y distante de los empresarios ligados al pasado gobierno y ex funcionarios de la administración kirchnerista con quienes comparte el Módulo 1 – Pabellón H del Penal de Ezeiza.

Tanto intenta diferenciarse de los enriquecidos compañeros de presidio, que el 13 de agosto pasado, a las 21.20, justo después de la ranchada, se tomó a golpes de puño con José María Núñez Carmona, socio comercial y amigo del ex vicepresidente Amado Boudou –también preso en Ezeiza-; y con Fabián De Souza, empresario y socio de otro de los presos K, Cristóbal López.

Todo comenzó porque, ahora se sabe, el millonario ex líder sindical se quiere hacer pasar por un peronista “popular”, y busca diferenciarse de los enriquecidos hombres de negocios que multiplicaron su fortuna a través de supuestos actos de corrupción.

Antes de esa escena de pugilato, el “Pata” ya se había peleado con su hijo, Cristian “Puly” Medina, también encarcelado, pero que por las diferencias que mantiene con su padre, está alojado en el Módulo 6 – Pabellón D de ese mismo penal.

Maniobras extorsivas

Antes de volver a los millones y los lujos del “Clan Medina”, vale precisar que para los fiscales Álvaro Garganta y Silvia Cavallo, buena parte de la fortuna recaudada por la “asociación ilícita” se amasó gracias a las extorsiones que recibían los empresarios de la construcción de La Plata a quienes se los obligaba, como mínimo, a tres cosas:

-A contratar personal sindicalizado en la filiar que comandaba Juan Pablo Medina.

-A adquirir las viandas de alimentos para los almuerzos de los trabajadores, a las firmas -todas ligadas a Medina- como “Abril Catering”, “Rey del Cielo” y “Mejor que en Casa”, y a mujeres para repartir las raciones.

-A pagar la denominada “cuota camping” que presuntamente estaba destinada a un “campo de deportes” ubicado en Punta Lara destinado al esparcimiento de los afiliados, pero en los balances del gremio no se encontró asentados esos millones en ningún libro.

Es más, cuando Prefectura allano el lugar, encontró una Radio FM “trucha” desmontada, y “una tonelada de comida embolsada” lista para ser trasportada a las obras.

Si los empresarios aceptaban estas imposiciones, el Pata Medina, junto a uno de sus hijos, el “Puly” Medina –el mismo del cual ahora esta distanciado- y su cuñado, David García, que estarían a cargo de estas maniobras ilícitas, firmaban con los constructores un papel sin ningún valor legal, denominado “de paz social”, a través del cual la Patota de la Delegación La Plata de la UOCRA se comprometía a no “paralizar las obras” y cortar los accesos a los predios con camiones y fogatas.

Propiedades

De las 40 propiedades que se le adjudican al “Pata” Medina y a su entorno, hasta ahora la justicia acredito que al menos diez inmuebles son de la familia del sindicalista y de Abril Catering.

Entre ellas figura, la casa quinta con aras en la localidad de Pipinas –en la que se encontró un imponente arsenal-; otra en Punta Lara, tres en Ensenada, un majestuoso chalet en Cariló; departamentos en el complejo Zencity, de Puerto Madero; otra vivienda en el Country Fincas de Iraola de Berazategui. Los diez inmuebles fueron valuados en unos 8.000.000 de dólares.

Por fuera de esta lista quedaron los 8 departamentos en pozo que están en construcción y por los que el gremialista había pagado, hasta ser detenido, 30.000 dólares por cada uno de ellos.

Los expertos de Prefectura, a cargo del peritaje contable de los bienes del “Clan Medina”, acreditaron la titularidad de cada vivienda o campo –como el de General Madariagas- después de analizar cada una de las 192 cajas que contenían la documentación secuestrada en los allanamientos, entre ellos, en la sede del gremio.

Ferrari

109 fueron los vehículos secuestrados durante las requisas que las Fuerzas Federales realizaron sobre la maquinaria corrupta que se habría montado desde la UOCRA La Plata.

Por su valor de mercado y fastuosidad –que se contrapone con el odio de clase demostrado por “Pata” en el presidio cuando la emprendió por ejemplo contra De Souza- se destaca, por ejemplo, la lujosa Ferrari 458 Italia de color rojo furia, con motor V8 de 578 caballos de potencia y que puede alcanzar una velocidad de 325 kilómetros por hora.

Está valuada en más de 500.000 dólares pero puede llegar hasta 610.000 dólares según el año. Está patentada en Punta del Este, Uruguay; y un Audi A5 cuyo precio estimado es de 150.000 dólares.

El resto de la flota de la “concesionaria Medida”, fue tasada por los peritos de Prefectura en la friolera de 46.000.000 de pesos.

FUENTE: Infobae