Salud

El alcohol gana terreno entre las causas de intoxicación que atiende el Padilla

Lo que comienza como una noche para la diversión y para compartir un buen momento con amigos, muchas veces termina en la guardia de un hospital, con cuadros de intoxicación por alcohol y otras sustancias.

El equipo de Salud Mental del Hospital Padilla lo sabe, se prepara y lo espera: los fines de semana, en los horarios de las “previas” y de la salida de los boliches, se dispara el número de ingresos por intoxicaciones, en su gran mayoría por sustancia psicoactivas y por alcohol.

Alrededor de 80 personas con intoxicación se atienden en ese hospital.

Malestar

Los pacientes llegan a la guardia ya sea por el malestar físico propio de la ingesta excesiva de sustancias; o bien por accidentes diversos bajo el efecto de ese consumo.

De esos 80, el 60% corresponde a sustancias psicoactivas, el 30% al alcohol y un 10% restante a intoxicaciones alimentarias o domésticas (gases, productos químicos), según detalla Andrea Herrera Bruno, licenciada en Psicología y responsable del área de Epidemiología del hospital.

Según el servicio de Epidemiología del Hospital Padilla, la mayor cantidad de los ingresos por intoxicación se da entre las 22 y la medianoche (el horario de la “previa”) y luego a las 6 de la mañana, a la salida del boliche.

El círculo representa un reloj; y la marca roja, el número de casos. Cuanto más alejados del centro, mayor cantidad de ingresos.

“El número estimado de intoxicación por alcohol es del 27%, pero es una cifra que está subestimada, es decir, que podrían ser muchos más. Ese 27%, que redondeamos en 30%, corresponden a los casos que llegan con clara evidencia de consumo excesivo de alcohol, pero nosotros no hacemos un dosaje de sangre para tener el valor específico. Además, el otro 60% -el de consumo de drogas psicoactivas- generalmente también está asociado con el consumo del alcohol”, especificó.

El Padilla cuenta con estadísticas de estos casos desde 2016, y están dadas en el marco de la vigilancia de intentos de suicidio.

No quiere decir que todos los casos de intoxicación sean intentos de quitarse la vida, pero es en ese contexto en el que realizan el seguimiento de consumos problemáticos de sustancias.

Naturalizado

Lilian Delgado, jefa del Servicio de Prevención de Adicciones del Hospital Avellaneda, brinda un triste diagnóstico: los chicos están solos.

“Nosotros salimos a dar charlas de prevención en las escuelas y nos damos cuenta de esa realidad casi de inmediato. Cuando abrimos las rondas de preguntas, los chicos consultan de todo, dudas que evidentemente no pueden sacarse en la casa. Vamos a hablar de prevención de adicciones y nos terminan preguntando por métodos para prevenir embarazos no deseados y para no contraer enfermedades de transmisión sexual… Por eso preocupa tanto cuando hay grupos que se manifiestan en contra de la Educación Sexual Integral en las escuelas. Es fundamental y los chicos lo están demandando”, señaló la profesional.

Respecto del consumo de alcohol, advirtió que el gran problema es la naturalización. “El consumo de alcohol está invisibilizado, porque para todos es natural. Y digo para todos porque es desde los padres, a los chicos, los comerciantes que les venden bebidas a menores e incluso los profesionales de la salud mental: muchas veces nos olvidamos de preguntar si consumen alcohol, que es una de las sustancias más adictivas”, explicó.

La especialista exhortó a los padres a charlar con los chicos sobre el consumo responsable, pero también a motivarlos con actividades que los beneficien, a escucharlos y estar presentes.

 

FUENTE: La Gaceta

Etiquetas