Policiales

Gendarmes ebrios en auto armaron un escándalo con policías

La diversión de un grupo de gendarmes que regresaba a sus casas en el Bº Sargento Cabral, en Santiago del Estero, terminó en un escándalo: esposados, en el piso y con una causa judicial.

A las 7 del sábado, los efectivos de la Dirección de Seguridad Vial, conjuntamente con el personal del área Prevención de la Departamental 4, estaban apostados en la autopista Juan Domingo Perón, realizando los controles vehiculares de rutina.

Por las cámaras de seguridad, los policías fueron advertidos de que un automóvil Volkswagen Gol, color blanco con vidrios polarizados, realizaba maniobras peligrosas por la autopista y ponía en riesgo la vida de terceros.

Intento de escape

De inmediato, al divisar al rodado, los efectivos del control realizaron las señales de tránsito correspondientes para que el conductor detuviera la marcha. El chofer del rodado intentó huir, pero se detuvo a escasos metros de los efectivos.

Los guardianes del orden le solicitaron la identificación de los ocupantes del rodado. Estaban alcoholizados y circulaban con música a alto volumen. Era una mujer la que manejaba el automóvil, quien en todo momento se negó a brindar sus datos.

Los efectivos de la Dirección de Seguridad Vial iniciaron el procedimiento de rigor por alcoholemia y la filmación del operativo. Fue en ese momento, que los automovilistas reaccionaron de la peor manera: violentamente. Se trataba de tres sujetos y una mujer, de entre 30 y 36 años, todos brindan servicio en Gendarmería Nacional. Comenzaron a increpar a los policías y los agredieron, por lo que fueron inmovilizados.

 “Nosotros somos gendarmes”

En medio del procedimiento, los gendarmes intentaron persuadir a los efectivos de la Policía de la Provincia, aduciendo “nosotros somos gendarmes”.

En el momento en que se llevó a cabo la requisa del rodado y de los efectivos de la fuerza de seguridad nacional, los aprehendidos se mostraron agresivos en reiteradas oportunidades e increparon a los uniformados que estuvieron a cargo del procedimiento de rigor.

De la conducta de los gendarmes y la infracción cometida por los efectivos, fue alertado el fiscal de turno de la circunscripción Banda y Robles, quien ordenó que quedaran aprehendidos e imputados, en primera instancia, del supuesto delito de atentado y resistencia a la autoridad; por lo que fueron alojados en sede de la Comisaría Comunitaria 12ª. El rodado en que se movilizaban fue secuestrado.

 Policía denunció el hurto del celular

En medio del forcejeo entre gendarmes y policías, uno de los agresores habría sustraído el celular a uno de los efectivos.

Se trata de un aparato de alta gama. El damnificado radicó la denuncia penal en sede de la Comisaría Comunitaria 12ª, por lo que lo que la Fiscalía de la circunscripción Banda y Robles ordenó que se inicien las averiguaciones del caso.

Por disposición del representante del Ministerio Público Fiscal, los gendarmes fueron alojados en sede policial, donde fueron imputados del supuesto delito de resistencia y atentado a la autoridad.

Por otro lado, la Fiscalía ordenó la investigación de los pormenores sobre el supuesto hurto perpetrado durante el procedimiento que se llevó a cabo en la autopista Juan Domingo Perón, en el transcurso de la mañana, por los efectivos de la Departamental 4.

 

FUENTE: Nuevo Diario