Policiales

Detienen a un estafador en pleno centro tucumano

Tiene 23 años, es conocido como “Pelo Lacio” y posee una habilidad que sorprende para cometer robos con “el cuento del tío“. Sus víctimas son casi siempre adultos mayores o menores de edad. Tras haber cometido varios engaños, la Policía lo atrapó por el robo de una planchita.

El hecho por el cual terminó aprehendido ocurrió en mayo pasado cuando llegó en moto a una vivienda de calle Venezuela al 700, tocó el timbre y se presentó como el electricista.

En la casa solo se encontraban un adulto mayor y una niña. “Pelo Lacio” le aseguró al hombre que había acordado con su hijo -en ese momento se encontraba trabajando- que pasaría a realizar un arreglo. Y así consiguió entrar.

En el interior de la vivienda, siguió simulando que era electricista hasta que las víctimas se descuidaron y aprovechó para cargar una notebook, un celular y una planchita para el pelo en una bolsa. Luego se retiró, pero quedó filmado por las cámaras de seguridad de la casa.

Tras analizar esas filmaciones, especialistas de la Policía detectaron que la fisionomía del delincuente coincidía con “Pelo Lacio”, un reconocido ladrón que utiliza “el cuento del tío” para engañar a sus víctimas.

Fuentes policiales comentaron que suele presentarse en las casas como electricista, plomero, gasista o técnico de alguna empresa de cable. En la calle, en cambio, tiene por costumbre simular que acaba de sufrir un robo y les pide a menores de edad que le presten el teléfono para llamar a la Policía; luego se da a la fuga con el celular.

Su caso fue investigado por personal de la división Delitos Contra la Propiedad, dirigida por los comisarios José Eduardo Díaz y Ángel Álvarez. Cinco meses después de aquel robo, policías de esa área lo identificaron en la vía pública. Fue este jueves a la mañana, cuando “Pelo Lacio” circulaba por la esquina de San Martín y Maipú. De inmediato lo redujeron y lo trasladaron a la ex Brigada para presentarlo este viernes, a primera hora, ante el fiscal especializado en Robos y Hurtos, Diego López Ávila.

FUENTE: La Gaceta


Nuestro Face