Policiales

Los asaltos a mano armada en Yerba Buena se trasladan a los colegios

La Gaceta / Foto de José Nuno.

La preocupación se nota en los rostros, tanto de los padres de alumnos, como en las autoridades educativas. Todos saben que es un tema serio y que debe ser atendido. La inseguridad que sufren los estudiantes al salir del colegio encendió un alerta en Yerba Buena; en especial en el colegio Fasta Ángel María Boisdron, en cuyas cercanías ocurrió una seguidilla de asaltos a mano armada.

Los estudiantes, en distintas circunstancias, fueron obligados a entregar las mochilas y los celulares. “Hubo tres asaltos y por eso hemos solicitado por escrito una mayor presencia policial en las adyacencias de la institución”, explicó Pablo Graffigna, director del centro educativo.

“Nuestra preocupación quedó reflejada en las notas que se presentaron en dos comisarías de Yerba Buena y ante la Guardia Urbana Municipal”, detalló Graffigna, mientras mostraba una copia de cada notificación.

El pedido se centró en los horarios de entrada y salida de los estudiantes. “Tenemos que ocuparnos de los sectores con más carencias -dijo Graffigna-, sin intentar justificar los asaltos, esto es un problema social y como educadores estamos trabajando en la tarea formativa”, remarcó.

A su vez, Héctor Solórzano, rector del nivel secundario del colegio, resaltó que no es un tema nuevo. “Esta vez, los motoarrebatos se dieron muy seguido y, con la muerte del chico Valentín Villegas, nos puso más sensibles a todos; hay como una efervescencia”, afirmó.

Un trayecto de a pie

Todos los arrebatos sucedieron fuera del colegio. La mayoría de los estudiantes son retirados en vehículos por sus propios padres, pero hay una minoría que hace un recorrido a pie hasta sus domicilios.

Además, los alumnos que van a gimnasia deben recorrer unos 100 metros hasta el complejo deportivo. En esos tramos fue que ocurrieron los asaltos.

Solórzano, el rector del Colegio, resaltó que en los últimos días se notó una mayor presencia de personal de la Guardia Urbana Municipal.

El crimen del adolescente Villegas (ocurrido el domingo) repercutió en el colegio Boisdron. Las autoridades explicaron que a esa institución asisten los chicos vinculados a la familia del ex concejal Luciano Villegas, por un lado, al intendente, Mariano Campero, inclusive del propio gobernador, Juan Manzur.

En la zona del colegio Boisdron, ubicado en La Madrid al 1.200 de Yerba Buena, se concentran varias instituciones educativas (San Matías y Las Colinas, entre otros). Además está a 300 metros del country Marcos Paz, donde esta semana entraron a robar en 10 casas. Los ladrones quedaron registrados por las cámaras de seguridad.

Graffigna dijo que el colegio Boisdron tiene un sistema de cámaras de seguridad dentro del predio. El viernes, pasado el mediodía, al momento en que salían los chicos del secundario, varios padres admitieron que el problema es delicado. La mayoría prefirió opinar sin ser identificado; todos coincidieron en que deben estar atentos al momento de retirar a sus hijos del colegio.

Por último, Graffigna se mostró confiado en obtener una respuesta de las autoridades. “Esperamos tener más presencia de personal de seguridad en los momentos de mayor movilidad de alumnos, docentes y padres”, dijo.

 

FUENTE: La Gaceta