Policiales

Marcharon a dos años de la desaparición de Milagros y Benicio

Familiares y amigos de Milagros Avellaneda marcharon esta mañana a los tribunales federales para pedir justicia a dos años de la desaparición de la joven y su hijo Benicio. Con bombos y pancartas, unas 50 personas se hicieron presentes en la puerta del tribunal de avenida Sarmiento al 400.

Amalia Ojeda, la madre de Milagros, tomó la palabra y le hizo un pedido a la Justicia: “queremos un juicio oral que nos dé garantías de que el imputado no se dará a la fuga porque tiene contacto con la Policía Federal por parte de todas sus hermanas”.

En mayo pasado, el juez Correccional en lo Penal, Víctor Manuel Rougés, rechazó el planteo de la defensa de Rejas en contra del requerimiento a elevación a juicio, y también un pedido de sobreseimiento. De manera complementaria, el magistrado dio lugar a la demanda de la fiscalía de Instrucción de disponer la realización del proceso oral.

“Quiero justicia por Milagros y por Benicio. Son dos años de dolor y de pena. Hay un niño de ocho años que espera por su mamá. ¿Dónde está Milagro? ¿Dónde está Benicio?”, se preguntó y opinó que “si el imputado dice que él no les hizo daño, ¿por qué no habla? ¿Por qué calla? La única verdad de lo que pasó la tiene Roberto Carlos Rejas porque él fue la única persona en estar con Milagros”.

“Por los audios que ella le envió a su amiga (Flavia Mamaní), Rejas tiene la verdad pero no habla para decir qué hizo”, concluyó Ojeda.

El 28 de octubre de 2016, Avellaneda, de 26 años, salió de su casa, junto con su bebé de dos años. Ese día no cargó la documentación del menor. Tampoco realizó una sustracción del algún cajero automático bancario. Durante la instrucción, la Fiscalía solicitó la detención del guardiacárcel y secuestró un vehículo Volkswagen Gol Trend.

De acuerdo a las pruebas realizadas, en el interior del auto se encontraron cabellos largos y la prueba de luminol (busca rastros de sangre) dio resultado positivo. Sin embargo, los datos de las pericias fueron negativos. “Los patrones genéticos de las víctimas no coinciden con ninguno de los obtenidos previamente en la presente causa”, había señalado el informe.

 

 

Fuente: La Gaceta

Etiquetas