Política

En la Legislatura también recortan al alperovichismo con la baja de 25 dirigentes

Alperovich anticipó que competirá por recuperar el Ejecutivo en 2019, por fuera del PJ y la réplica de Casa de Gobierno no se hizo esperar, Jaldo dio de baja al decreto del senador como asesor del PE y ordenó cesantías en la Legislatura.

Después de varios meses de dimes y diretes, la sangre llegó al río en la interna oficialista.

Con el gobernador Juan Manzur en el extranjero por una misión oficial, le tocó al vicegobernador, Osvaldo Jaldo, llegar hasta el hueso con las tijeras del Poder Ejecutivo (PE), en formal represalia por el anuncio que hizo el senador José Alperovich sobre su candidatura por fuera del Partido Justicialista (PJ) para tratar de reconquistar el sillón de Lucas Córdoba en las provinciales de 2019.

A primera hora de ayer, tras una reunión con referentes oficialistas, el vicegobernador dio a conocer el decreto que anuló la designación de Alperovich como asesor ad honórem del Ejecutivo, con rango de ministro, y todo lo que ello implica. Según fuentes de la Casa de Gobierno, el ex mandatario perdió los beneficios de la custodia oficial (18 policías habrían estado afectados a acompañarlo y a vigilar sus propiedades) y de los vehículos estatales (dos combi, dos automóviles, una camioneta y una motocicleta).

El recorte no quedó allí, sino que también alcanzó la sede legislativa de Muñecas 951. En la conducción de la Cámara confirmaron que se les dio de baja a 25 dirigentes alperovichistas. Entre ellos, el secretario del bloque Tucumán Crece y ex intendente de Yerba Buena, Daniel Toledo; los ex legisladores Juan Siviardo Gutiérrez y Gregorio García Biagosch; el ex secretario de Trabajo, Roberto Jiménez; y el ex interventor de la Caja Popular, Eduardo El Éter. La nómina no incluye a otros referentes ligados al ex gobernador, como el famaillense Alcides Salomón, pero en la Legislatura aseguran que la “poda” no terminará aquí.

¿Qué pasará con los legisladores? De los 33 integrantes del bloque Tucumán Crece, sólo tres responderían a Alperovich: su ex secretario privado, Marcelo Ditinis; su ex ministra de Educación, Silvia Rojkés; y el ex intendente de Alderetes, Julio Fabio Silman. El jefe de la bancada oficial, Ramón Santiago Cano, ya avisó que no están previstas rupturas. “Más allá de las líneas internas que pueden existir, siempre nos hemos mantenido juntos. Así que no debería haber novedades. Lo que busca el bloque es que a la provincia le vaya bien, esa es la prioridad”, afirmó Cano.

En paralelo a la serie de “recortes” que concretó el gobierno sobre el alperovichismo, también hubo lugar para los misiles dialécticos. Ante la prensa, tras una reunión con dirigentes en la Casa de Gobierno, Jaldo anunció el cese de la designación de Alperovich. “El senador era asesor ad honórem acá. Y digo ‘era’ porque muy tempranito ya firmé el decreto, y ya dejó de ser asesor ad honórem en el Poder Ejecutivo”, confirmó el vicegobernador. Y dejó en claro que la decisión de Alperovich de salir por fuera del PJ, como le anunció a este diario el fin de semana, fue la razón que terminó de agrietar las relaciones.

“Cuando el gobernador Manzur firmó ese decreto tenía una expectativa: que el senador, al desempeñarse en Ciudad de Buenos Aires, pudiera conseguir algo para la Provincia. Pero bueno, pasaron tres años y no se consiguió absolutamente (nada) a través de él. Y, como si esto fuese poco, larga su candidatura. Si durante tres años no ha conseguido nada, hoy que se postula por un espacio diferente al nuestro, creo que va a conseguir mucho menos”, agregó Jaldo.

También relativizó las críticas de Alperovich a la gestión de Manzur. “(El senador) dijo una verdad a medias. Se olvidó de decir que (la crisis) es consecuencia de una política del Gobierno nacional, no del Gobierno provincial. Con nuestro presupuesto hemos atendido nuestras obligaciones en tiempo y forma”, enfatizó el vicegobernador. Si bien aclaró que “el diálogo nunca se corta”, remarcó: “hoy existe una fórmula, que es Manzur-Jaldo; si el senador decide sumarse y acompañar, bienvenido sea”.

Mientras esto ocurría, desde la Legislatura salían los telegramas con las cesantías a los dirigentes ligados al ex gobernador. Y Jaldo, con Manzur a la distancia, protagonizaba a continuación una reunión con dos rivales políticos de la gestión alperovichista: los referentes locales de la Asociación Bancaria, Carlos Cisneros y Eduardo Bourlé, que además es legislador.

Viajes y ausencias

Se espera que al menos por hoy el gobierno deje de lado las tijeras. Como Manzur encabeza una misión oficial por Perú, EEUU e Israel, Jaldo lo reemplazará en un viaje que estaba previsto hacia Buenos Aires, adonde participará de una reunión junto a otros mandatarios del país y el jefe del interbloque Argentina Federal del Senado de la Nación, Miguel Ángel Pichetto. Abordó también ese avión el titular subrogante de la Cámara, el peronista Fernando Arturo Juri. Como el vicepresidente 1° de la Legislatura, el oficialista Juan Antonio Ruiz Olivares, acompañó a Manzur al extranjero, quedará a cargo del Ejecutivo el vicepresidente 2° del cuerpo legislativo, el radical Ariel García. Al frente de la Legislatura permanecerá Marcelo Caponio, ya que preside la primera comisión en el orden de sucesión interno: Asuntos Constitucionales e Institucionales. Así, entre los viajes oficiales y las ausencias obligadas, se abre un impasse en la interna peronista. De todas maneras, las tijeras del gobierno ya ejecutaron la primera poda a las ramas alperovichistas.

Fuente La Gaceta