Deportes

Un club argentino le ofreció 30 mil pesos a un jugador que está preso

Jonathan Fabbro, ex River, ex Boca, ex mediocampista de la selección de Paraguay, está preso desde mayo último en un pabellón para presuntos delincuentes sexuales en el penal de Ezeiza, procesado por abuso de menores con acceso carnal agravado por vínculo y corrupción de menores.

Luego de que su propia ahijada lo denunciara y declarara en una cámara Gesell del Cuerpo Médico Forense sobre al menos cinco años de abusos, tocamientos, eyaculaciones en su boca, un testimonio validado como veraz por psicólogos que consideraron que la niña no fabulaba. Había capturas de pantalla que apoyaban el testimonio, chats entre la menor y el futbolista, que le pedía “fotos” mientras ella se negaba.

La pareja de Fabbro, la modelo Larissa Riquelme, y la propia familia del jugador con su madre y su hermana Anabel tuvieron que ser puestas a raya: la menor logró un bozal legal para que no la mencionaran ni expusieran su identidad en medio de un agresivo raid mediático.

Las declaraciones de Fabbro mismo en el expediente fueron sorprendentes: el jugador aseguró en el Juzgado Nº 32 del doctor Santiago Quian Zavalía, encargado de investigarlo, que le sorprendía que su presunta víctima no hubiera mencionado en sus relatos el tamaño de su pene, que, según él mismo, “no es lo que se dice normal“.

Sin embargo, a pesar de todo esto, Fabbro tuvo una nueva propuesta para jugar al fútbol semanas atrás: se la hizo el Club Atlético All Boys de Floresta.

La defensa del jugador se la hizo saber a la Justicia en medio de un pedido de excarcelación con una nota firmada por el presidente de la institución, Fabián Aguirre. El documento tiene términos inequívocos. Aguirre asegura “su intención de contratarlo” desde el 1º de agosto de este año hasta fines de junio de 2019, en “pleno conocimiento de su situación procesal“. El sueldo ofrecido fue sumamente bajo en relación a los sueldos actuales en el fútbol, $30 mil.

FUENTE: Infobae

Etiquetas