Política

La familia de Valentín pide la renuncia del Secretario de Seguridad de Yerba Buena

Los parientes del adolescente asesinado en Yerba Buena se reunieron con el intendente Campero y los concejales. Familiares, estudiantes y vecinos reclamaron anoche “seguridad” y “justicia” en una concentración, frente a la comisaría local.

Santiago Villegas había seguido la sesión especial del Concejo Deliberante de Yerba Buena en silencio y casi sin hacer un gesto. Había mantenido esa conducta durante las exposiciones de los concejales y del intendente comunal, Mariano Campero, quien también participaba. Sin embargo, el hartazgo terminó adueñándose de Villegas, en momentos en que las “estrategias políticas” de algunos miembros del cuerpo comenzaban a marcar el encuentro. El padre de Valentín, el adolescente asesinado el 21 de octubre pasado a manos de un asaltante, se levantó y exclamó: “¿para qué me invitaron acá? Estoy escuchando a gente que habla de cosas que me chupan un hue… ¿Saben lo que es acostarme, cerrar los ojos y ver la cara de mi hijo muerto todas las noches? ¿Saben lo que es eso? Ustedes no entienden nada”.

Villegas abandonó la sesión haciendo hincapié en que marcharían nuevamente “no sólo por Valentín, sino por los chicos que matan todos los días en Yerba Buena y el resto de la provincia”. Además, consideró una falta de respeto el desarrollo de la reunión de concejales con el intendente de la “Ciudad Jardín”.

“Yo sé dónde están los delincuentes, vos sabés dónde están los delincuentes (por Campero), todos los concejales saben dónde están los delincuentes. Y todos los concejales saben dónde se guarda la GUM (Guardia Urbana Municipal) cuando tienen que hacer prevención, y no la hacen”, apuntó. En ese instante, el debate entre el titular del Departamento Ejecutivo y uno de los concejales de la oposición, entre preguntas y respuestas, se centraba en si existía un mapa del delito local o provincial.

a familia Villegas cuestionó ayer que no ha encontrado respuestas, tanto en el Gobierno provincial como en el municipal, ante la inseguridad. “De mi parte, la relación con la política se ha roto. Lo que quiero es que no haya más muertos. Todos los días prendo un teléfono por la mañana y me entero de que hay un policía asesinado, que mataron a un chiquito de 14 años a tiros y que los médicos no lo podían curar porque estaban atrincherados por los balazos. ¿Estamos todos locos?”, manifestó ante la prensa Villegas, al retirarse del edificio del Concejo Deliberante.

Campero señaló que el caso de Valentín “golpeó a todos los vecinos de Yerba Buena”. “Todos lo sentimos propio”, añadió ante la prensa.

Respecto de los reclamos, el jefe comunal resaltó que apunta a armar una espacio junto con vecinos, los concejales y la policía, “para abordar el problema de la inseguridad”. “También acordamos con los concejales enviar algunos proyectos de ley, sobre todo, para ampliar las facultades de la Guardia Urbana y generar mayores equipamientos. Hay elementos preventivos que utilizan la policía y otras guardias municipales, como la taser (arma de electrochoque), para la prevención del delito”, explicó. Remarcó que, “dentro del dolor de la familia, se pudo establecer una instancia de diálogo sano”.

La movilización

Anoche se volvieron a sentir los reclamos por “Justicia” y “seguridad”. En una nueva concentración frente a la comisaría de calle San Martín, la familia Villegas se mezcló con decenas y decenas de personas, entre vecinos y compañeros de la víctima.

“Recibimos en el Concejo respuestas abstractas y nada concreto. Le reclamamos al intendente que ponga un secretario de Seguridad idóneo y que pida la renuncia de Mauricio Argiró (actual titular del área en la Municipalidad). También le dijimos al vicegobernador (Osvaldo Jaldo) en una reunión que no nos interesa la pelea que tiene con la Justicia, sino que manden más policías”, informó Luciano Villegas, tío de la víctima.

“Que los 50 policías que incorporaron a Yerba Buena no sean una bomba de humo y después los trasladen a otro lugar”, exclamó el familiar.

Fuente La Gaceta