Política

La pelea Manzur-Alperovich pone en duda la continuidad de Cortalezzi

Las negociaciones por la renovación de autoridades en el Concejo de San Miguel de Tucumán comenzarán a configurarse la semana que viene.

Los concejales tienen plazo hasta el 17 de noviembre, cuando se vence el mandato de los actuales miembros de la mesa directiva, para llamar a elección.

De gestarse una tregua en la interna peronista entre quienes se encolumnan tras el gobernador, Juan Manzur, y el senador, José Alperovich, la oposición al intendente Germán Alfaro (Cambiemos) podrá repetir la fórmula: Armando Cortalezzi en la presidencia, José María Franco y María Belén Cruzado Sánchez en las vicepresidencias primera y segunda.

Los números

Por la distribución de bancas, los votos del bussismo volverán a ser vitales a la hora de inclinar la balanza por las fórmulas.

La oposición a Alfaro suma 10 concejales: Tucumán Crece-PJ (siete miembros), Fuerza Republicana (dos ediles) y Restauración Peronista (un escaño).

Los aliados a la Intendencia tienen ocho concejales, por lo que deberán buscar una alianza para recuperar la presidencia del Concejo.

Alternativas

Desde Fuerza Republicana habían anticipado que propondrían para la presidencia al concejal propio Eduardo Verón Guerra.

Si no sumaban los votos necesarios, adelantaron que los dos votos de la bancada se inclinarían por la propuesta opositora a la Intendencia.

Cuando Cortalezzi alcanzó la presidencia, hace un año, se logró imponer gracias a los votos del bussismo.

Apéndice

Desde el interbloque Cambiemos explicaron por lo bajo que buscarán una alianza con ediles de otros sectores para lograr recuperar la conducción del cuerpo.

Fuentes de la Municipalidad, en tanto, confirmaron que la postura de los concejales afines a la Intendencia se confirmará el 12 de noviembre, cuando Alfaro retorne de su gira internacional por Alemania.

El edil radical Agustín Romano Norri insistió en sus críticas contra el bussismo: “ya cerraron sus votos con el peronismo, son un apéndice del PJ”.

 

FUENTE: La Gaceta