País

Una niña que fue abandonada por su madre en Bolivia fue restituida a sus familiares en Salta

Una niña de diez años que había sido llevada a Bolivia por su madre, quien luego la abandonó con el argumento de que no podía criarla ni cuidarla, fue restituida a familiares de Argentina por decisión de una jueza de Tartagal, informaron hoy fuentes judiciales.

La decisión fue tomada por la jueza de Primera Instancia en lo Civil de Personas y Familia 1 de Tartagal, Claudia Yance, quien realizó ayer la audiencia de restitución en la que participaron la niña y su tía.

De esta manera terminó un largo proceso de restitución internacional, ya que la niña se encontraba en Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, hasta donde la llevó la madre, quien la obligaba a realizar tareas domésticas y de cuidado de otros hijos menores de la mujer sin proporcionarle escolaridad.

El camino de regreso de la menor comenzó cuando la niña le contó a un policía en Bolivia lo que estaba viviendo. En el país vecino tomó intervención la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia, que es el organismo especializado en la atención del menor, y cuanto la madre fue consultada respondió que no estaba en condiciones de cuidarla ni criarla, por lo que manifestó su decisión de entregarla al cuidado del Hogar Main, en Santa Cruz de la Sierra.

Enterados de esta situación, los familiares de la niña en Argentina decidieron iniciar las acciones judiciales de restitución internacional, para lo que apelaron a la Convención Interamericana y recordaron que la menor fue retenida por la madre más allá del plazo estipulado para su permanencia fuera del país, que eran noventa días, según las fuentes.

En el proceso, la jueza dio intervención a la Cancillería Argentina, el Consulado argentino en Santa Cruz de la Sierra y la justicia boliviana.

El 30 de diciembre del año pasado, Yance ordenó la Restitución Internacional, y la orden judicial se efectivizó el último 27 de febrero, en Santa Cruz de la Sierra.
“El tiempo es fundamental en todos los asuntos humanos y lo es de manera relevante en el desarrollo de los niños”, señaló la jueza, que enmarcó su resolución en la Ley 23358 que aprobó la “Convención Interamericana sobre Restitución Internacional de Menores”, adoptada en 1989 en Montevideo.

La niña estaba a cargo en Argentina de su abuela, pero tras su muerte fue trasladada por su madre biológica con una autorización que le permitía quedarse en el país vecino solo noventa días. La magistrada recordó que la Convención “reconoce derechos en beneficio de los infantes” y “les impone a los Estados parte una concreta obligación de protección en beneficio de los niños”.

“El reclamo restitutorio tiene como finalidad restablecer el equilibrio roto por quien ha contribuido a producir un desarraigo abrupto e ilegítimo de la niña respecto del ámbito social donde se desarrolló y realizó su primera formación, limitando su finalidad a restablecer la situación de la niña turbada por el traslado a un país extraño, mediante el retorno inmediato de la niña desplazada a su lugar de residencia habitual”, explicó Yance.

La jueza agregó que es la tía “la persona más importante” en la vida de la niña, y se refirió a la necesidad de “un fuerte sostenimento por el tiempo de institucionalización que lleva”.

La audiencia de restitución internacional se hizo ayer en el juzgado, donde Yance le indicó a la tía que deberá regularizar la situación jurídica de la niña, tras lo cual ambas pudieron irse a casa.

 

Fuente: El Tribuno