Policiales

Aprehenden a un prestamista por extorsionar y amenazar a una familia

Foto de Archivo

La pesadilla de los Ogas duró alrededor de seis meses. Durante ese tiempo, miembros de la familia fueron víctimas de la probable extorsión de un prestamista, según informaron fuentes policiales. El sospechoso habría presionado de manera constante para conseguir elevados montos de dinero, producto de un préstamo: habría pedido hasta $ 370.000.

El primer contacto del grupo familiar con el posible usurero habría sido en abril pasado. Una de las mujeres habría acordado un préstamo de $ 55.000 con el presunto usurero y, a cambio, entregó una tarjeta de crédito de su padre, Oscar Ogas, de acuerdo a la denuncia oficial, para que el prestador cobrara la deuda.

Con el plástico en manos, el hombre realizó luego operaciones por unos $ 80.000, aunque Ogas negó posteriormente haber realizado esa compra ante la consulta de la entidad financiera.

El prestamista, ante ello, habría vuelto a contactar a la joven, de unos 27 años y quien padecería algún tipo de trastorno mental. Así, se presentó en la casa de la zona sur de la capital y reclamó la cancelación del crédito y comenzó a amenazar a toda la familia “si no le devolvía el dinero”.

Al enterarse de esta situación hace un mes, el padre comenzó a intervenir en la negociación con el prestamista, quien le habría pedido de primera $ 56.000 y lo habría citado en una estación de servicio, ubicada en calle Junín y San Juan. Allí, la víctima habría concretado la transacción informal.

Sin embargo, el acusado no dejó pasar la oportunidad y habría hecho un nuevo pedido de alrededor de $ 90.000, con otra amenaza a la familia.

Pero las presiones no tuvieron fin, a tal punto que la familia le habría entregado al hombre $ 117.000, de acuerdo con datos del procedimiento policial.

Ante la Policía

El prestamista y Ogas volvieron a reunirse, tras un nuevo pedido de dinero. Esta vez, la víctima destinó sus ahorros para intentar calmar la presión de la otra parte: le habría entregado $ 377.000.

Al saber del nuevo encuentro entre los dos hombres, otra de las hijas de Ogas se presentó ante la Policía para denunciar las acciones del supuesto usurero. Por esas horas, el padre estaba en la sucursal de un banco de calle San Martín, ya que el prestador habría exigido más plata.

Siempre de acuerdo con el reporte oficial, Ogas le habría expresado al supuesto usurero que no contaba con fondos para poder cubrir la demanda. Ante esa noticia, la otra parte habría citado a la víctima a la intersección de calles General Paz y Jujuy para trasladarse después a otro punto de la ciudad, al parecer.

Personal de Investigación Criminal y Delitos Complejos intervinieron en el caso y se presentaron primero en el banco. Al ver que Ogas ya no estaba en el lugar, se movilizaron hasta el otro punto de la ciudad. Los policías interceptaron allí un automóvil marca Peugeot 307 de color gris y hallaron a Ogas y al probable prestador.

La Policía identificó al prestamista como Ariel Guelardi, de 40 años, quien fue aprehendido por disposición de la Justicia.

Las mismas fuentes de la causa señalaron que se trataría de un prestamista de menor escala en la ciudad y que se habría iniciado en esta actividad con una indemnización, al ser despedido de una empresa de materiales de la construcción.

Fuente La Gaceta