País

La CGT acordó un bono de fin de año de “hasta $5.000” y se enfría la posibilidad de un nuevo paro

Tras la amenaza de días atrás de convocar a un nuevo paro general, esta vez por 36 horas, finalmente la CGT y los empresarios acordaron el pago de un bono de fin de año de hasta $5.000, que se abonará en dos cuotas (una en noviembre y otra en enero de 2019). En el oficialismo ahora, están confiados en que se enfría la posibilidad de una medida de fuerza de 24 horas. Los gremios lo discutirán en la reunión de Consejo Directivo del próximo jueves y hubo críticas de las cámaras empresarias.

La cúpula de la central obrera mantuvo este martes en el sindicato de Sanidad un encuentro con el sector empresarial y con el ministro de Producción, Dante Sica y el secretario de Trabajo Jorge Triaca. Allí, entre empanadas -un símbolo de austeridad, según definieron varios presentes- acordaron también un mecanismo para evitar despidos sin causas y plantearon la necesidad de reforzar las jubilaciones.

La aplicación del bono de hasta $5 mil, todavía no está del todo clara. Algunos empresarios señalaron que beneficiaría a empleados públicos y privados, pero desde el ministerio de Producción sostuvieron que solo beneficiaría a los últimos. El Gobierno, advirtió en un comunicado oficial que la suma dependerá de la salud de cada sector. Desde la CAME, por las dudas, expresaron que no todos podrían hacer frente a las dos cuotas de $2500. Los jefes sindicales piden que sea un decreto porque los antecedentes en el vínculo Gobierno CGT no abonan la confianza de los de Azopardo: ¿Llegará antes de la reunión de este jueves como para acentuar lo hablado? Además, buscan contener con el bono principalmente a los gremios que no tienen capacidad de presión para conseguir reapertura de paritarias y al hacerlo por sector y sin letra escrita “lo hablado suena a poco”.

Del encuentro participaron Héctor Daer (FATSA), Rubén Pronoti (UOCRA), Roberto Fernández (UTA); Andrés Rodríguez (UPCN), Robustiniano Argentino Geneiro (Gastronómico), Amadeo Genta (SUTECBA); Omar Maturano (La Fraternidad); Armando Cavalieri (FAECYS), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Carlos Acuña (Garagistas); Jorge Sola (Seguros); y Abel Fruto (Panaderos).

Por parte del sector empresario estuvieron presentes Miguel Acevedo (UIA), Alvarez Saavedra (UIA), Daniel Funes de Rioja (COPAL), Gustavo Weiss (CAMARCO), Natalio Grinman (CAC) y Gerardo Díaz Beltran (CAME), entre otros.

Respecto a los despidos, si bien en la CGT querían un compromiso firmado para suspenderlos, finalmente se acordó un mecanismo con intervención del Gobierno. “Del paro no se habló de manera explícita”, confiaron cerca de Triaca. La reapertura de paritarias y nuevos acuerdos de los gremios más importantes cercanos al 40% golpean la expectativa inflacionaria del Ejecutivo para 2019.

También permanecen en agenda el acuerdo por las obras sociales y la creación de una agenda de evaluación médica, que los gremios reclaman.

FUENTE: Clarín