Mundo

Donald Trump firmó un decreto para prohibir asilo a los inmigrantes

El mandatario estableció la prohibición durante al menos 90 días.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este viernes un decreto para negar asilo a los inmigrantes que ingresan de manera ilegal al país, en una medida que afectará de manera directa a la caravana de centroamericanos que partió el 12 de octubre desde Honduras.

“Acabo de firmar la proclamación sobre asilo. Muy importante. La gente puede venir, pero tienen que venir a través de los puertos de entrada (autorizados)”, señaló Trump a un grupo de periodistas antes de subirse al avión rumbo a Francia.

El mandatario estableció la prohibición durante al menos 90 días, de permitir el ingreso al país a las personas que crucen ilegalmente las fronteras, en una medida que elimina la posibilidad de pedir asilo a quienes la incumplan.

La medida llega luego de tres semanas de advertencias contra la caravana de migrantes, que ahora se encuentra atravesando México y que fue el chivo expiatorio elegido por el presidente para su campaña política de cara a las elecciones del pasado martes.

Con la modificación, las personas que crucen la frontera de Estados Unidos de manera irregular no podrán solicitar asilo y sí podrán hacerlo quienes ingresen por puntos de acceso autorizados, informaron hoy funcionarios de la Casa Blanca citados por la agencia de noticias EFE.

Agregaron que las medidas, que probablemente enfrentará desafíos legales, entrarán en vigencia mañana y lo estarán durante 90 días, que podrían extenderse; no afectará a las personas que ya están dentro del país.

Trump hizo uso de la misma prerrogativa que le permitió en 2017 prohibir el ingreso al país a los ciudadanos de países de mayoría musulmana y que fue aceptada por el Tribunal Supremo.

Los cambios buscan canalizar las solicitudes de asilo a través de los cruces fronterizos oficiales para poder tomar decisiones rápidas, según los funcionarios.

Sin embargo, esos puertos seguros ya tienen largas filas que obligan a los funcionarios de inmigración a decirles a los solicitantes que vuelvan otro día, pese a que los cruces ilegales están en su punto más bajo en décadas.

Si bien la medida apunta directo contra la caravana centroamericana, se aplicará contra cualquiera que intente cruzar el límite fronterizo ilegalmente, afirmaron los funcionarios, que desconocen si los migrantes, muchos de los cuales huyen de la violencia en sus países, planean cruzar ilegalmente.

Tras firmar el decreto, Trump dijo que la llegada de grandes números de personas contribuirán a la sobrecarga del sistema de inmigración y asilo.

La Casa Blanca también trabaja con México para deportar a algunos migrantes, algo que por el momento sólo está permitido con las personas de nacionalidad mexicana; mientras que quienes más solicitan asilo últimamente son de América Central.

La medida es el último intento de Trump por imponer su línea dura en cuestiones migratorias, sorteando la oposición del Congreso.

Después de las elecciones del martes y de haber amenazado con quitar la ciudadanía a los hijos de inmigrantes nacidos en Estados Unidos, Trump dejó de referirse al tema migratorio, aunque ya hay desplegados más de 5.600 soldados en la frontera con la misión de defender las fronteras.

 

Fuente: Baenegocios