País

Incendió la vivienda luego de una discusión con su pareja

"Estoy quemando las cortinas, voy a incendiar la casa", fue el mensaje de la mujer a su esposo.

Lo que parecía una discusión de pareja, se transformó luego en un calvario que podría haber terminado en tragedia. Este sábado, cerca de las 10, llamados al 911 alertaron sobre un incendio en una vivienda ubicada en Jacinto Benavente y Rafael Obligado, en la localidad salteña de San Lorenzo, distante a unos 10 kilómetros de esta capital. Luego de discutir con su pareja, una mujer decidió rociar con nafta e incendiar el domicilio de su madre, donde vivía con su hija y su marido.

Antes de las nueve de la mañana ingresó un llamado de emergencia donde el hombre, protagonista de la discusión con su pareja, sostuvo que tenía problemas con su señora, motivo por el cual apuntó que deseaba retirarse del domicilio. Mientras el denunciante contaba la situación, de fondo se podían escuchar los gritos enardecidos de su esposa, situación que motivó a los policías de la Comisaría 100 de San Lorenzo trasladarse hasta el lugar para verificar el asunto.

Los uniformados llegaron al lugar donde en un principio no pudieron dialogar con las personas involucradas. Al cabo de algunos minutos, y con la situación más tranquila, fuentes policiales indicaron que se entrevistaron con ambas personas. La situación parecería estar en paz, los policías dejaron algunas recomendaciones, se retiraron del lugar junto al hombre con deseos de dejar el domicilio. La mujer se quedó junto a su hija, ni su marido ni mucho menos los efectivos imaginaron que podía hacer semejante locura.

En poco menos de una hora, el hombre llegó a la comisaría sanlorenceña con sus pertenencias para dejar constancia de que se retiraba de la vivienda. En ese instante recibió un mensaje de su pareja que señalaba que estaba quemando las cortinas para incendiar la casa. De inmediato se desplazaron al lugar y efectivamente el domicilio ardía en llamas. En una de las habitaciones la mujer se resistió ante el rescate de los uniformados, quienes lograron sacarla y evitar mayores complicaciones.

Cuatro dotaciones de bomberos trabajaron por el tiempo estimado de dos horas para controlar el voraz incendio. La menor de 12 años, quien había quedado con su madre, decidió abandonar la casa al ver que su progenitora comenzaba a incendiar el lugar.

La niña quedó junto a su padre y la mujer fue trasladaba al San Bernardo quedando en observación.

 

Fuente: El Tribuno