Sociedad

En la Ciudad con un montacargas acarrean autos mal estacionados

El municipio decidió alquilar por hora un vehículo de carga para retirar los autos que estorban la circulación. ¿Es legal este método?

El montacargas elevó el auto a unos tres metros y lo colocó encima del camión del municipio, ante la mirada estupefacta de quienes caminaban por allí. Se lo llevaron porque estuvo más de una semana en la vía pública obstruyendo la entrada de un garage de una vecina de San Juan al 100, según explicaron en la Municipalidad. Como si fuera una pila de mercadería pesada, el montacargas -que se usa para implementar el nuevo sistema de acarreo de autos mal estacionados- se llevó el vehículo gris claro en una operación que duró unos pocos minutos. En este escenario, los conductores se preguntan si es legal que se lleven así un vehículo, si pueden ocasionarle daños y en qué situaciones puede la Municipalidad aplicar este método.

Enrique Romero, titular de Tránsito de la Municipalidad capitalina, respondió que se acarrean los vehículos que están estacionados sobre rampas o garages y en doble fila (“los dejan hasta una hora y media en doble fila, con las balizas puestas”, detalló). Y contó que por día acarrean entre 20 y 25 vehículos mal estacionados en cualquier horario.

“El zampi o montacargas nos sirve para llevar a los que están encriptados, es decir, que tienen autos por delante y por detrás, y que de otra forma nos sería muy difícil remover. Por ahora, lo alquilamos, pero la idea es comprar uno para la repartición. También nos servirá para acomodar los autos y motos de nuestro corralón”, especificó el funcionario municipal.

Hasta ahora, sólo funcionaban dos sistemas de acarreo y muchas “artimañas” para tratar de mover los autos. “Tenemos cuatro vehículos con ‘tenedor’ y tres con rampa y malacate para enganchar el vehículo. También usamos el gato hidráulico para levantarlos, moverlos hacia un costado y tratar de sacarlos. Y cuando los dejan con cambio y freno de mano, también usamos botellas de gaseosas aplastadas, que colocamos bajo las ruedas, para que se deslicen, pero corremos el riesgo de que se rompan. Es una tarea titánica acarrear un auto. Los que manejan las grúas ya son expertos”, añadió.

¿Y cuáles son los lugares donde más transgresiones hay? Romero detalló que esto ocurre en la puertas de los colegios, donde reina la doble fila. Agregó que la situación se complicó hace unos meses en dos lugares: en Marcos Paz al 800, donde se encuentra un nuevo jardín de infantes (“se embotella el tránsito por varias cuadras porque estacionan hasta en triple fila”) y en la cuadra del Municipio (“algunos funcionarios municipales han fabricado cartelitos de ‘uso oficial’ que ni el Intendente tiene. Se creen que tienen derecho. Nosotros les llevamos los autos todos los días”).

¿Es legal?

Un abogado especialista en tránsito, explicó que el acarreo es una facultad delegada al Municipio (“hay una ordenanza municipal fiscal que lo regula”). Puede hacerlo en forma directa o a través de terceros siempre y cuando en la vía pública exista obstrucción a la circulación, se atente a la seguridad o se vean perjudicados derechos o intereses de terceros. Entonces -resaltó-, en ese tipo de situaciones, corresponde la exclusión del vehículo que esté generando esa dificultad en el espacio público.

“Hay un protocolo de actuación: constatar la falta de forma directa, hacer sonar el silbato, labrar acta correspondiente de infracción que se coloca en el parabrisas si no hay personas físicas y pedirle la circulación normal del vehículo si se encuentra en un lugar prohibido. Si eso no genera resultados y evidencia el inadecuado uso de la vía pública, inmediatamente puede llamar a la grúa, para que sea trasladado al corralón municipal. El propietario del vehículo debe pagar la estadía en el corralón, también el acarreo, más la infracción que se labró por estacionar en zonas prohibidas o no permitidas”, detalló el letrado.

Si se producen daños mientras acarrean el rodado -agregó-, existe responsabilidad de quien lo desplaza y de hecho hay seguros especiales para esos vehículos que acarrean, ante daños eventuales. Por último, dijo que “las responsabilidades caben también en el conductor que perjudica la visibilidad, seguridad y atenta su depósito en la vía publica”.

Al ser consultado sobre la utilización de montacargas para llevarse autos mal estacionados, el mecánico Juan Pablo Quinteros opinó que no es lo más adecuado, porque ese sistema está diseñado para levantar mercadería con pallets y no vehículos. “Las compañías de seguros que tienen remolques usan los sistemas de camiones con plancha. Ese es el método adecuado para trasladar un vehículo sin generar daños en el mismo”, resaltó.

Fuente La Gaceta