Policiales

Condenan a 17 años de cárcel a “Chupete” Acevedo

El juicio por el crimen de Pablo Antonio Palavecino, ocurrido hace 15 años, terminó con condenas de 17 años de prisión para Sergio “Chupete” Acevedo y de 15 años para Julio Castillo.

El fundador de la Inimitable, la barra brava de Atlético Tucumán, fue trasladado de inmediato al penal de Villa Urquiza. Castillo, en tanto, quedó detenido y se le fijó una caución por un monto de $200.000.

Palavecino tenía 21 años cuando fue asesinado de un tiro, en la madrugada del 22 de marzo de 2003, frente al local bailable Makarena, de avenida Belgrano al 2.700.

“Este es un golpe de la vida. La única razón es porque soy un Acevedo. Yo no participé del crimen. Hay una discriminación hacia mí y mis hijos”, dijo “Chupete”, entre lágrimas.

Castillo aseguró: “Soy inocente, esto es muy duro. Pienso en mis dos hijitos y en mis padres. No tuve nada que ver”.

Testigos cuestionados

El tribunal ordenó que se investigue por el posible delito de falso testimonio a casi todos los testigos. No dio lugar a un pedido de investigación contra los policías que intervinieron.

Dos hipótesis se manejaron a lo largo del juicio y ambas pusieron a Acevedo en el centro de la escena. Una fue que intentó robar la boletería; la otra, que hubo una pelea dentro del local, donde trabajaba Palavecino.

“Chupete” fue echado del establecimiento. Ese habría sido el motivo por el que regresó junto a otra persona, a bordo de una moto de alta cilindrada, y disparó contra Palavecino..

Este era hermano de María Jesús Rivero, quien se encuentra condenada con arresto domilciliario. La ex esposa de Rubén “La Chancha” Ale pidió asistir al debate, pero no le fue concedido ese permiso.

Acevedo habría concurrido al local para festejar su cumpleaños con familiares y amigos. “Él (Acevedo) reconoció que estuvo en el lugar, aunque después lo negó”, señaló durante su alegato la fiscala de Cámara, Marta Jerez. “Las razones del ataque no se pudieron determinar”, dijo respecto al móvil del crimen. Luego solicitó penas de 17 años para “Chupete” y de 15 años para Castillo.

La querella pido 25 años de prisión para ambos. “¡Cómo es posible que nadie haya recordado una muerte tan cruel! ¡Qué desprecio por la vida! ¿Porque me corren de un boliche voy a traer los ‘fierros’?… ¡Qué locura! Pudo ser una masacre”, alegó Ricardo Scheuerman.

A su turno, Mario Mirra pidió la absolución de Castillo. Remarcó que ninguno de los testigos vio a su cliente dentro del boliche. Sostuvo que su defendido nunca tuvo una moto Honda Dominator 600cc, como la que usaron los asesinos de Palavecino. Mirra lamentó que no se haya ubicado al abogado Leonardo Coria, quien habría presenciado el crimen. “La declaración de Coria era muy importante. Él estuvo en la puerta del boliche”.

“Fue una causa construida a partir de declaraciones falsas y actas policiales armadas”, dijo Mirra antes de pedir que se investigue a tres de los policías que trabajaron en el caso.

Mario Leiva Haro, representante de Acevedo, también pidió absolución. “Todas las partes coincidimos en la falsedad de los testigos. El Tribunal no puede llegar a un fallo condenatorio con estos testimonios”, sostuvo.

Los jueces Gustavo RomagnoliEduardo Romero Lascano (presidente) y Luis Fernando Morales Lezica deliberaron durante cinco horas antes de dar a conocer las condenas.

 

Fuente: La Gaceta