Curiosidades

Una estación espacial abandonada puede caer en Argentina

Será entre fines de marzo y principios de abril. Puede ocurrir sobre España, Estados Unidos, Argentina o Nueva Zelanda. No se puede predecir cuándo o dónde con exactitud, pero sí que va a ocurrir pronto.

Hoy, una masa de 8,5 toneladas orbita la Tierra en una descontrolada caída permanente que finalizará en su desintegración “casi total” en la atmósfera.

Se trata de la estación espacial china Tiangong-1 (en chino, “Palacio estelar-1”), lanzada el 30 de septiembre de 2011 como parte de un ambicioso proyecto científico para convertir a China en una superpotencia espacial.

Pero desde 2016, la estación espacial fue abandonada y reemplazada por el Tiangong-2, lo que devino en su pérdida de control y su descenso inevitable hacia la Tierra.

Abandonada

Después de que en 2016 la Administración Espacial Nacional China (CNSA) confirmara la pérdida de control de su estación espacial, y ante el hermetismo de los funcionarios chinos desde ese entonces, Europa debió responder ante las múltiples inquietudes que surgen en todo el mundo: cuándo y dónde caerá esa colosal estructura.

Así, la Oficina de Residuos del Espacio de la Agencia Espacial Europea (ESA) calculó esta semana que la Tiangong-1, un laboratorio orbital de la Administración China del Espacio (CNSA), reentrará en la atmósfera terrestre en forma descontrolada entre los días 29 de marzo y 9 de abril de este año.

La ESA aclaró que no es posible hacer predicciones precisas del lugar donde podrían caer algunas piezas que no lleguen a desintegrarse en la atmósfera, pero según los análisis realizados, la nave caerá en algún punto situado entre los 43º N y 43º S de latitud. Esto sitúa el lugar del impacto en una vasta región terrestre que incluye varios continentes.

Sin embargo, y debido a la geometría de la órbita del laboratorio espacial, la probabilidad de impacto será máxima justo en los extremos de dicha franja de terreno, en un área próxima a los 43º Norte y Sur: el paralelo norte pasa por España, Italia, Estados Unidos y China y el paralelo sur pasa por Argentina, Chile, Australia y Nueva Zelanda.

Este dato es clave, ya que podría afectar a ciudades como San Carlos de Bariloche, Neuquén, Bahía Blanca y Viedma, en la Argentina. Y metrópolis importantes del hemisferio norte como Nueva York, Madrid o Roma, por ejemplo.

Los cálculos de la ESA. En amarillo, la franja con mayor probabilidad de que caigan los restos espaciales. La zona verde es poco probable. Y la azul no corre riesgo.

Piezas de hasta 100 kilos

Si bien los científicos de la ESA esperan que la estructura se desintegre en la atmósfera y que sus restos caigan en una amplia zona con forma de elipse de miles de kilómetros de largo y decenas de kilómetros de ancho, también advierten que piezas de hasta 100 kilos podrían tocar tierra.

La ESA explicó que solo será posible conocer el lugar de reentrada aproximado con siete horas de antelación y que varias regiones del planeta podrán presenciar el suceso como un espectacular fuego artificial.

Entre las dificultades que impiden afinar más las predicciones, está la complejidad de hacer modelos del comportamiento de la atmósfera, la dinámica del objeto y las limitaciones en el seguimiento de la Tiangong-1.

Más allá de que el peligro es remoto, porque gran parte de la nave se quemará en la atmósfera, algunas partes de inclusive 100 kilos pueden chocar contra la superficie. No obstante, desde China ya aseguraron a la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre de las Naciones Unidas que supervisarían cuidadosamente e informarían cuando su caída fuera inminente.

En las últimas semanas la ESA confirmó que su caída fue más abrupta debido a que ya se encuentra en una zona más densa de la atmósfera terrestre.

FUENTE: Infobae