Sociedad

Aseguran que cada vez más gente sale a la calle a vender para poder vivir

Desde el gremio que nuclea a los puesteros expresan que quieren pertenecer al sistema.

Medias, verduras, juguetes, lentes y comida. Son sólo algunas de las cosas que los los vendedores ambulantes ofrecen a diario en las calles tucumanas. Con una manta, carritos o, simplemente, en el piso, se instalan en los espacios más transitados para tratar de ganarse el pan. Desde el gremio que los nuclea expresan que quieren pertenecer al sistema, pero desde la Municipalidad aseguran que generan una competencia desleal y que poco a poco irán acotando los puestos.

“Hoy por hoy nos encontramos avasallados. Es lamentable porque antes había un sueldo en el cual el tráfico de divisas era fluido. Hoy no”, afirmó Luis Ocampo de Sivara, el Sindicato de Vendedores Ambulantes de la República Argentina. Y agregó: “hoy nos vemos las caras unos a los otros porque no tenemos transeúntes que vengan a hacer compras”.

“Cada vez más gente sale a la calle para seguir sujetándose (a su familia)”, aseguró el dirigente de Sivara.

Por su parte, Enrique Romero, subsecretario de la Municipalidad de Tránsito y Transporte, afirmó que la labor de los vendedores ambulantes genera una competencia desleal contra aquellos que mantienen un comercio: “tienen que respetar a aquel que paga impuestos, alquiler, que tiene a su personal en blanco. Los perjudican”.

“El intendente no le coarta el trabajo a nadie pero (los ambulantes) tienen que entender que la vía pública es propiedad del municipio y que la política la marcamos nosotros”, dijo Romero.

Ocampo destacó que esta puja con la Municipalidad data de hace tiempo y expresó que ellos no buscan evadir el sistema sino volverse parte de él: “esta problemática nace en la Federación Económica y en la Cámara de Comercio. Pedimos varias veces que nos llamen para llegar a un consenso porque queremos pertenecer al sistema, ser sujetos de derecho”.

“Se les ha dado puestos en la (avenida) Saenz Peña y los han usurpado, abandonado, convertido en prostíbulos e hicieron construcciones con ladrillos, cosa que no se puede hacer”, acotó Romero sobre los puestos en El Bajo.

El funcionario además aprovechó para cargar contra el gobierno anterior: “los grandes generadores de este desastre tienen nombre y apellido y son Néstor y Cristina Kirchner y José Alperovich. Que se hagan cargo de la pobreza que generaron”.

 

Fuente: La Gaceta