Política

Cuentas en la mira: opositores a Alfaro quieren rechazar los gastos 2017

Los concejales de la oposición al intendente, Germán Alfaro (Cambiemos), buscarán rechazar mañana en la sesión del Concejo la Cuenta de Inversión (CI) de 2017. Se trata del expediente donde se informa cómo se ejecutaron los fondos del Presupuesto 2017, es decir, unos $ 4.400 millones. “Se detectaron muchos errores en el expediente, que no fueron respondidos por los funcionarios municipales. Hay gastos que deberían figurar pero no fueron incluidos. Dicho en criollo, el informe está mal hecho”, sintetizó José María Franco, presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuesto.

En la última sesión de la Comisión de Hacienda, los concejales firmaron dos dictámenes al expediente de la Cuenta de Inversión. Uno en mayoría, firmado por Franco, David Mizrahi, Juan Luis Pérez Alejandro Figueroa (todos peronistas), en el que recomendaron que se rechace el informe de gastos. Por minoría, el radical Agustín Romano Norri se inclinó por su aprobación.

“Una de las irregularidades gira en torno a los fondos que tuvo el Concejo en 2017, porque las cifras no coinciden entre las planillas. Eso se produjo después del veto parcial del intendente para rebajar el presupuesto del Concejo, pero como no alcanzaban los fondos giró luego $ 106 millones por medio de decretos-acuerdo. Tampoco se incluyó la deuda del municipio con el Subsidio ni el pasivo con la Caja Popular de Ahorros. Esta Cuenta de Inversión no refleja la realidad”, detalló Franco. El peronista apuntó que no hay antecedentes de que se rechace una CI, al menos desde el retorno de la democracia (1983).

La CI es un instrumento administrativo a través del cual el intendente debe justificar la manera en que utilizó el dinero público presupuestado. La problemática en torno a la rendición de cuentas comenzó cuando la ex contadora general del municipio, Patricia Beltrán, realizó en 2010 una serie de objeciones a la rendición de gastos de la CI 2009. A raíz de este hecho, el entonces intendente Domingo Amaya la apartó del cargo. Desde entonces, los gastos municipales no fueron tratados por los ediles y la cuenta de inversión quedó aprobada de manera ficta (tal como lo indica el artículo 102 de la ordenanza de Contabilidad -Nº 570/80-, sancionada durante la dictadura). No fue tratada nunca durante la segunda gestión de Amaya en la intendencia (2011-2015).

Como las cuentas de las municipalidades no son auditadas por el Tribunal de Cuentas, el análisis del gasto público corresponde al Concejo. El municipio elabora cada año el informe sobre el gasto del ejercicio anterior, que debe ser analizado por la comisión de Hacienda y Presupuesto. Si no logra dictamen, el informe queda aprobado de hecho, sin tratarse durante el período de sesiones ordinarias. Así ocurrió con las Cuentas de Inversión de 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016.

Bancas

Como la oposición suma 10 bancas en el recinto (siete de Tucumán Crece-PJ, dos del bussismo y una de Peronismo Restaurador), el espacio contaría con los votos para rechazar la CI, a menos que algún edil falte o que Alfaro viaje (Cortalezzi deberá ocupar interinamente la intendencia).

“Desde Fuerza Republicana consideramos que debe rechazarse la Cuenta de Inversión, porque en el Presupuesto de 2017 que analizamos se comprometieron durante la campaña electoral los llamados ‘luquepesos’ (por los tickets de compras de un supermercado), para comprar voluntades. Eso es compra de votos y por eso estamos decididamente en contra. Como esos fondos no se consignan, quiere decir que la Cuenta de Inversión es un dibujo”, sentó posición Ricardo Bussi.

Para Romano Norri, la postura de la oposición carece de sensatez. “El rechazo es una cuestión política, porque quedaron subsanadas las dudas que tenían los concejales. Todas las cifras fueron aclaradas, se respondieron los informes, vino el secretario de Hacienda, se hizo todo lo que pedían. No hay nada económico, si no deberían ir a la Justicia”, defendió el presidente de la bancada Cambiemos. “Esto es algo netamente político, para poner un manto de sospecha a una administración transparente”, agregó.

“Es simple: no está clara la estructura de la Cuenta de Inversión. Sienta un antecedente, porque al no estar claros los números podría acudirse, dependiendo de los fundamentos, a que tomen intervención los órganos jurisdiccionales correspondientes. Eso se definirá luego de la sesión”, planteó Mizrahi.

Fuente La Gaceta


Nuestro Face