Salud

Precauciones a tener en cuenta en los festejos de fin de año

Es siempre importante destacar unos consejos ante la proximidad de las fiestas de fin de año.

Casi una mitad de las personas lesionadas por fuegos artificiales son espectadores.

Las lesiones oculares más comunes causadas por fuegos artificiales incluyen quemaduras, laceraciones, abrasiones, desprendimiento de retina, daños al nervio óptico y rotura del globo ocular.

Por esta razón, los fuegos artificiales no deben considerarse como juguetes, sino como dispositivos que pueden causar quemaduras de tercer grado. La gente debe estar alerta y tomar precauciones para evitar un riesgo de lesiones graves en los ojos; en un instante, por efectos de la pirotecnia podemos pasar de tener una visión absolutamente normal a tener un ojo ciego para toda la vida, sin dejar de perder de vista que casi la mitad de las personas lesionadas por fuegos artificiales son espectadores.

Seguridad

Quienes decidan comprar fuegos artificiales para utilizarlos en el hogar durante estas fiestas, se recomienda:

* No usar material clandestino. Antes de comprar estos elementos constatar en sus etiquetas, si están autorizados.

* No colocar elementos de pirotecnia en los bolsillos.

* No exponerlos a fuentes de calor.

* Encender un elemento por vez y luego de encenderlo retirarse a una distancia prudencial.

* Los fuegos de artificio proyectables (cañitas, cohetes, etc.) no deben dirigirse o apuntarse hacia personas, construcciones, elementos combustibles y/o árboles frondosos.

* No deben usarse en el interior de viviendas.

* Deben mantenerse en el piso; nunca en las manos ni dentro de botellas o latas.

* Cuando un producto no explota no debe tocarse, aunque su mecha parezca apagada.

* Se recomienda proteger los oídos de los niños colocándoles tapones del tipo de los que se usan para la práctica de natación.

* No dejar los artículos al sol o próximos a fuentes de calor.

Qué ante una lesión ocular

Recuerde las siguientes recomendaciones cuando ocurra una lesión ocular debida a fuegos artificiales:

Busque atención médica inmediata.

* No se frote los ojos.

* No se enjuague los ojos.

* No aplique presión.

* No retire los objetos que están atrapados en el ojo.

* No aplique pomadas ni tome medicamentos para el dolor que adelgacen la sangre, como la aspirina o el ibuprofeno.

Cuidado con los corchos

Además, en estas fiestas, son muy comunes las lesiones oculares al descorchar las botellas de espumantes.

Las celebraciones y las bebidas espumantes van de la mano. Sin embargo, a pesar de la capacidad que tiene el alcohol de animar las celebraciones, abrir bebidas con burbujas no deja de tener sus riesgos. Un corcho de champaña o sidra por ejemplo puede volar a una velocidad de hasta 50 mph al salir del pico de la botella, lo suficientemente rápido como para romper vidrios. Si el corcho golpea un ojo, puede causar sangrado, abrasiones e incluso glaucoma.

La Sociedad Oftalmológica Argentina recomienda seguir estos cinco pasos para evitar una grave lesión ocular al abrir esta burbujeante bebida:

1) Sólo enfríela.

Las bebidas espumantes contienen millones de burbujas de gas que se expanden con el descorche. Con cada grado de temperatura, se incrementa la presión que puede hacer que el corcho se dispare de forma inesperada. Para proteger su visión (y gozar de la burbujeante bebida), enfríe siempre la botella en la heladera o en un balde de hielo hasta que llegue aproximadamente a 45º F (7,22º C)

2) No la sacuda, no la agite ni le apunte a nadie.

Aunque parece divertido verlo en las películas, no agite la botella. Agitar la botella aumenta la presión. Además ¡no le apunte a nadie con el pico! Además de ser un gesto de mala educación, podría costarle un ojo a alguien.

3) Controle el corcho.

Después de romper el sello de papel metálico, sostenga el corcho con la mano presionándolo hacia abajo mientras retira la cubierta de alambre. No utilice jamás un sacacorchos para abrir una botella de champaña, sidra ni un vino espumoso.

4) Con una servilleta, incline y gire la botella (no gire el corcho).

Coloque una servilleta grande sobre todo el pico de la botella y agarre el corcho. Dirija el pico de la botella a un ángulo de 45 grados en dirección opuesta a usted y a quienes lo rodean. Lenta y firmemente gire la base de la botella mientras sostiene el corcho -no lo contrario- para romper el sello. Controle la fuerza del corcho con una ligera presión descendente mientras el corcho se libera, para crear el ruido característico del descorche.

5) ¡Salud!

Hora de hacer el brindis. Golpee suavemente las copas para no romper ninguna. ¡Brindemos por la responsabilidad al celebrar! Si llega a sufrir una lesión ocular por un corcho, acuda inmediatamente a un centro médico para ser atendido por un oftalmólogo.

Los Primeros TV

Nuestro Face